Pedro J. Ramírez tira de la teoría de la conspiración ante Ferreras para explicar la detención de Rato







La prensa casi al alimón sostiene que la detención de uno de los iconos del PP, Rodrigo Rato, pasará factura a la formación que lidera Mariano Rajoy de cara a los procesos electorales que se avecinan. Pero mucho más retorcida es la teoría que ha expuesto Pedro J. Ramírez este viernes en Al rojo vivo de La Sexta. El ex director de El Mundo lo ha explicado así: "Conozco muy bien a Rato y es de esos casos que ves a un hombre ir perdiendo el sentido de los límites mientras pasa el tiempo. Él es un hombre muy orgulloso y se vio como tomó irresponsablemente la decisión de abandonar el FMI, puesto que le consiguieron el PP y el PSOE por interés de Estado. Ahí se movió por resortes egoístas y en Caja Madrid hizo una labor poco edificante. Rato está dejando un rastro muy decepcionante entre las personas que le admiraban, y lo que está aflorando ahora no es una sorpresa para nadie".

Hasta aquí un discurso normal, pero Ramírez derivó su discurso hacia una acusación directa hacia el Gobierno Rajoy: "Lo que sucedió ayer me recuerda a la detención de Mariano Rubio a instancias de la Fiscalía de Madrid, cuando Felipe González escarmentó a un amigo porque necesitaba que pareciese que luchaba contra la corrupción". Antonio García Ferreras saltó entonces: "¿Crees que hay una reproducción de la estrategia de Felipe González? ¿Crees que hay truco mediático?". El ex director de El Mundo afirmó con rotundidad: "No me cabe ninguna duda que esto es un truco del Gobierno, sobre todo la escenificación de ayer (...) Se intenta concentrar la ira lógica y legítima de los ciudadanos en un chivo expiatorio perfecto. Es decir, que Rato es un político prepotente, con fama de chuleta, envidiado y odiado por mucha gente. Lo que pasa es que quieren reducir el escándalo de la regulización fiscal de Rajoy y Montoro con un canalla como Rato. Si la acusación de la fiscalía es verdad, Rato merecerá una sanción penal, pero ningún español no se merece la pena anticipada del telediario. Yo creo que Rato es el nuevo Bárcenas de Rajoy".

Ferreras, alarmado por las palabras de Ramírez, se preguntó sobre el tema: "Pero esto no es un tiro en el pie, es un tiro en las dos rodillas". Y el riojano volvió a la carga: "El Gobierno sabía que el tema iba a surgir antes o después y que no se podía amordazar a todos los funcionarios, por lo tanto el daño se iba a producir de una manera u otra. Esto es lo que se viene en llamar control de daños. Porque cuando "uno de los nuestros" está incurso en conductas tan feas, lo mejor es dramatizar la detención, con escarnio público. Si no, ¿de qué le va a poner un funcionario la mano en la nuca sin ninguna necesidad al ex vicepresidente? Se trataba de subrayar y de presentar a Rato como una escoria deleznable que canalice la ira de la gente, y eso es lo que no me parece bien y lo que no tiene que funcionar en una justicia de un país civilizado".




Comentarios