Cuní hace realidad el viejo sueño de Godó







En la primavera de 2001 el todopoderoso Grupo Godó se unía al boom de la televisión local en nuestro país. Nacía en ese momento City TV, una pequeña emisora local con cobertura en Barcelona. Apenas dos años después Godó conseguía varias licencias TDT para la emisora, que ya disponía de frívolos éxitos de la mano de Alfonso Arús o Jordi González. Tras una primera intentona de hacerle sombra a TV3 en 2007, los números no salieron y el grupo decidió dejar a 8 TV en mínimos de producción propia, solo con el luminoso Arús como estandarte.

Pero tras el auge de la TDT, en 2011, el Conde decidió dar un golpe en la mesa y arrebatar a la autonómica a una de sus estrellas; llegó Josep Cuní, con un contrato bajo el brazo de alrededor de cinco millones de euros anuales. Desde entonces 8 TV se ha convertido en un referente informativo en la tarde-noche, pero es cierto que las audiencias de los demás programas no han ido en consonancia con el citado comunicador, por lo que han terminado marzo con una media del 3,4% de share, cifra superior a los tres canales temáticos de TV3-Super 3/33, 3/24 y Esport 3-, pero a años luz de su principal rival, TV3; 12,7%.

Aun así Cuní consigue plantar cara a la que fue su casa en su franja de emisión-de siete de la tarde a diez y media de la noche-, culminando marzo con la mejor cuota en sus cuatro primeras temporadas; 7,3% de share, cifra que se eleva hasta el 10,3% entre las nueve y nueve y media de la noche, donde el espacio 8 al día se convierte en el segundo programa más visto en Catalunya, solo por detrás del Telenoticies de TV3.

Comentarios