Un tiempo nuevo se hunde mientras Sandra Barneda pierde los papeles entre telebasura y operación derribo







Un tiempo nuevo sigue en sus habituales derroteros de las últimas semanas, que son los de derribar a Podemos hablando de Venezuela. Y es que Vasile ahora parece que piensa aprovechar el divorcio momentáneo entre Rajoy y Planeta para servirle a éste un show a su medida, que aunque no le gusta a nadie y no tiene audiencia, al menos le acerca a los favores gubernamentales, que pasan por tres; pescar alguna licencia de TDT, que TVE siga desangrándose sin publicidad y que Competencia deje de freírlos a multas.

El nerviosismo es Un tiempo nuevo es palpable, tal y como comprobamos este sábado de la mano de Sandra Barneda, que perdió los papeles en directo y amenazó a Ramón Espinar. Pero aun así el programa sabe que le queda tiempo, ya que desde Mediaset lo han confirmado al menos hasta mayo. Pero el motor sigue sin carburar, y este sábado Un tiempo nuevo cosechó una nueva derrota frente a la Sexta Noche y una nueva humillación al no llegar a los dos dígitos, hecho dramático para una cadena como Telecinco.

La culpa del fracaso de los sábados noche en Telecinco es de Vasile, que se cargó El gran debate, formato eficaz y propio de la cadena, por presiones de Génova, que ya había "colocado" a Pilar García de la Granja como subdirectora del programa. Luego intentaron resucitar la política en el fallido Abre los ojos, con Alfonso Merlos como copresentador, pero tampoco coló.

Y ahora han dejado hacer a Sandra Fernández, creadora de la Sexta Noche, que se empeñó en los inicios en diseñar un show pomposo, elitista, con estrellas como tertulianos-Pepa Bueno-, con finas plumas como columnistas-Pedrojota, Garzón o Luis del Olmo-, y hasta con una tertulia con humoristas. Pero el show grotesco de gráficos ridículos no coló, y ahora claro, intentan recurrir al Revilla de turno, al personaje sórdido del año-el Pequeño Nicolás con chequera de por medio-, al tema escabroso-las fotos de Alfonso Basterra-, a la entrevista rosa-Jorge Javier Vázquez- o al GH VIP. Todo con tal de no hundirse frente a la brillante la Sexta Noche, donde destaca el impetuoso combate entre tertulianos.

La teoría dice que el maltrato al programa se debe al enfado de Sandra Fernández con la dirección de Podemos, que curiosamente es mimado por Las mañanas de Cuatro, programa producido por la misma factoría de Un tiempo nuevo. Ya saben, por el famoso doble plantón de Pablo Iglesias al programa. Pero Sandra debería entender que antes gozaba del recurso mensual del líder de Podemos cuando estaba en la Sexta, pero ahora Iglesias tiene la agenda demasiado cargada como para acudir a una plaza de segunda como es su programa, donde Sandra Barneda apesta a cadáver cada día más mientras le hace la propaganda del PP, ya que en España según Un tiempo nuevo lo más importante no son los dramas sociales, los recortes, el paro, etc, sino que Venezuela mimase en el pasado a los líderes de Podemos cuando el partido ni siquiera existía. Así les va.



Comentarios