Dos años del mejor Pesadilla en la cocina de la historia: "Son unos hijos de puta y unos montajistas, me jodieron el local"







El próximo mes se cumplirán dos años de la emisión de uno de los mejores emitidos en las cuatro temporadas de Pesadilla en la cocina. En el citado programa, Chicote se reencontraba con un viejo amigo, Cristóbal Berzosa, al que retrataban en unas condiciones lamentables. La estrella de la Sexta lo hacía con un hipócrita tono buenista, ya que cual ave carroñera se aprovechaba de la desgracia de su amigo. Así lo contamos en La Mosca Mediática:

Volvió la semana pasada Alberto Chicote con su tercera tanda de programas y con un viejo conocido para él. El protagonista del reestreno fue Cristóbal Berzosa, propietario del restaurante El Yugo de Castilla y supuesto amigo de Chicote. Y decimos lo de supuesto porque su imagen quedó por los suelos gracias al prestigioso chef.

El programa arrancó una vez más con Chicote subido en un 4x4 mientras se dirigía hacia un restaurante en clara decadencia. Para subrayar que su amigo tiene graves problemas con el alcohol, en la entrada del restaurante había casualmente dos copas de whisky y una botella vacía-por cortesía del equipo de decoración y montaje de Pesadilla en la cocina-. En el local se veían en las paredes el esplendor pasado con fotos del por aquel entonces sonriente propietario al lado de políticos de la talla de Aznar, Acebes o Bush padre.


Hay que reseñar que el elegido daba juego, ya que una de las cosas que más le gustan a los espectadores es el morbo de la decadencia, del que ayer fue algo y hoy no es nadie. El tal Cristóbal seguro que pensaba que su amigo Chicote, ahora rico y famoso, le daría una ayuda. Quizás no se esperaba la traición de su amigo, que se pasó el programa dejándolo en ridículo, con la mayoría de vídeos emitidos recreándose en sus peticiones de vino y cerveza. Sí señor, así se hace-Cristóbal se vengó diciendo que Chicote está gordo como una nutria y que qué patéticas eran las chaquetillas de Ágatha Ruiz de la Prada-.

Tras una primera conversación, Chicote se paseó por la bodega mientras soltaba que todo estaba hecho una puta mierda y que estaba todo sucio. Para arreglarlo estas tú, campeón.
Lo de ver a Chicote poniendo cara de asco ante la suciedad del local de turno ya es un clásico, como lo es que Alberto pida algo para comer y no le guste nada. Para ver la situación del restaurante al que no iba nadie, Chicote pidió ver in situ un servicio. Por supuesto aparecieron clientes por arte de magia-por cortesía del equipo de casting de Chicote- y se quejaron de todo-eso les ponía en el guión a los secundarios con frase-. Ayudó al dramatismo del programa que los propios trabajadores de El Yugo pusieran al dueño a parir: "Nos debe cuatro meses de sueldo y lo peor de todo es que venimos con miedo porque curra 'mamao' y hay que esconderle las botellas"-otra vez remarcar el alcohólismo-. Si Chicote es de verdad su amigo, ¿por qué no lo lleva a Alcohólicos Anónimos?

Para arreglar la comida del restaurante, Chicote pidió a Cristóbal que le mostrara a las cámaras su oficina personal, que estaba hecha un asco. Lo mejor fue cuando utilizaron música de terror mientras enfocaban dos zapatos en el suelo. A grandes males, grandes remedios. Chicote pensó "este tío tiene problemas de toda índole, no tiene un duro y con un revuelto mágico le levantaré el negocio". Y así lo hizo: el prestigioso chef se marco un revuelto de setas y panceta para llenar el comedor. Y, oh milagro, en este segundo servicio el comedor se llenó por arte de magia. Pero Cristobal se cansó: "Que no entre nadie más", dijo el artista acostumbrado a dar dos menús a la semana. Y cuando un secundario con frase le pidió pescado, el dueño del Yugo soltó, "que se vayan a un hospital a pedir pescadito cocidito". Cristobal estalló por la excesiva duración del revuelto mencionado. "El revuelto de los cojones es una puta mierda, has 'estaó' tres cuartos de hora con el puto revuelto". 
Al chef Chicote no le gustó le reacción de su amigo. "Me jode que se ría de mí porque es mi amigo". A un amigo de verdad se le ayuda y no se le saca en el peor momento de su vida en la tele, campeón.

El remate del programa y el mejor momento de la noche fue cuando el equipo de diseño de Chicote remodeló el comedor de la bodega como si de un Telepizza se tratara. Al ver su negocio hecho unos zorros, Cristobal explotó: "A mi esto me parece una puta mierda pinchada en un palo. Me habéis jodido la bodega, que te den por el culo". Impecable. Y siguió: "Esto es una mariconada y me habeis quitado la 'chisma' de la puerta de 1897"-no sabemos a qué se refiere, pero seguro que tiene razón-. "Iros a experimentar a vuestra puta casa. Pónmelo como estaba antes".


Como colofón a la noche, Cristóbal sirvió un nuevo e impecable servicio que acabó con los clientes de casting comiendo por la patilla mientras decían con la boca llena que estaba todo cojonudo-eso les ponía en el guión-. Lo cierto es que Pesadilla en la cocina hizo sangre gracias a un señor con unos evidentes problemas. El problema fue sin duda su supuesto amigo, carroñero hasta las trancas, que untó de esa desgracia-a Chicote le faltó traerle por sorpresa a su ex mujer para consagrarse como canalla-. Lamentable la telebasura practicada por una cadena que supuestamente solo hace programación de calidad.
Tiempo después, Cristóbal arremetió contra el programa en sendas entrevistas para Tribuna de Valladolid:




Comentarios

  1. Viendo los vídeos me parece bastante claro que de guión hubo poco. Una persona así no puede llevar un negocio.

    Que haya figurantes es lógico. Si quieres comprobar los fallos hay que tener clientes a los que poder servir. Con un local vacio poco se puede hacer. Es así en Pesadilla en la cocina y en todos los programas de similar estilo.

    Al programa lo que le pasa es que muchos propietariossimplemente buscan publicidad (en este caso buscaba compradores de la bodega) y cuando ven que el resultado no es lo que buscaban entonces se quejan. Es un programa de televisión, no busca mostrar lo que está bien y las reformas las hacen rápidamente y simplemente para que vea bien en televisión, igual que el decorado de una película o un plató de televisión.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja puede ser, pero en el caso de Cristóbal joder esque ese tío necesita ayuda de verdad XD

    ResponderEliminar

Publicar un comentario