Trimestre tragicómico: de 'GH VIP' a 'La Resistencia'




Es hora de ofrecer una visión global de lo que llevamos de temporada tras casi tres meses. Comencemos.

Televisión Española

Los higiénicos cambios de Rosa María Mateo en materia informativa, a destacar la labor de Carlos Franganillo y el pluralismo de Fortés, han sentado muy bien a TVE pese a la campaña pepera: de las filtraciones de Eladio Jareño a El Mundo a las ridículas pataletas tuiteras de comisarias políticas como Carmen Sastre.

Aun así Mateo debería controlarse, inadmisible su última presencia en el Senado. En cuanto al entretenimiento, es evidente que 'OT' lleva un camino amarillento liderado por Tinet Rubira y Noemí Galera, azuzadores de triunfitos que no dan el juego de antaño. En realidad el concurso es una tarta empalagosa lamida por los periodistas eurofans, miopes ante esta telebasura amable que echa a Itziar Castro para restaurar a los dos pelmas de moda.

Cabe destacar también el estupendo tono dramático que ha adquirido 'Cuéntame cómo paso', obra deliciosa pese a las prácticas laborales y fiscales de sus máximos responsables, el gran casting de 'MasterChef Celebrity' (la competitividad de Segura, los dislates de Boris o el griterío de Dell'Atte), y 'La hora musa', saludable proyecto pese a estar parido por Ciudadanos.

Lo peor del inicio de la temporada ha sido la lamentable decisión de marginar 'La República', el irrelevante 'Lo siguiente', la falta de valentía con 'La 2 Noticias', que ha vuelto sin novedades, y la decisión de RTVE de mantener en parrilla a la teleporquería ('Corazón', 'Tendido Cero' o 'El día del señor').

Atresmedia

El grupo ha mantenido objetivos pese al perfil bajo del prime-time de Antena 3, que ha decidido reservarse productos para tiempos publicitarios mejores y ha salvado el año con un day-time propulsado por los concursos, género abonado a los concursantes estrella ("Los Lobos" o Fran de 'Pasapalabra').

Estos tres meses hemos visto que 'Tu cara me suena' ha demostrado poderío, que 'El hormiguero' sigue en forma y que otros productos no han aportado demasiado ('Presunto culpable' o 'Intercambio consentido'). La alegría de 'La casa de papel' también ha supuesto un broche de oro a Series Atresmedia.

La Sexta por su parte ha mantenido el tono: '¿Te lo vas a enterar?' ha sido la gran revelación de la temporada, Arús sigue ganando fieles en los madrugones, 'El Intermedio' es el mejor informativo televisivo pese a los rebuznos oportunistas de sus críticos, 'Liarla Pardo' ha dejado atrás su grisura inicial, lo de Cintora tiene muy buena pinta y 'La Sexta Columna' demuestra que es la gran joya oculta de la casa.

¿Lo peor? El mejor presentador del país, Jordi Évole, que ni con sus fríos especiales en Antena 3 ni con la nueva temporada de 'Salvados', programa que está marcando una época por reflejar el país durante una década, han conseguido el impacto esperado. El programa de La Sexta ha adquirido en las últimas semanas tonos propios de 'Equipo de investigación', 'El objetivo' o el 'Chester' con una investigación de una secta, un debate regionalista revillarizado e Iniesta. Évole está mejor en la información que en el entretenimiento y seguramente vengan tiempos mejores.

Mediaset

Telecinco ha cruzado todas las líneas de lo admisible con 'GH VIP', que sin pretender ser moralistas es una vergüenza. El concurso ha reclutado a una manada de juguetes rotos ya exprimidos en 'Sálvame' y el Gobierno, que debiera haber cerrado la casa, ha mirado para otro lado. La incitación al abuso sexual o la xenofobia no deberían estar permitidas en un plató como es la casa de Guadalix.

La cadena también se ha equivocado con Bertín Osborne, cuyo formato está agotado, o el sensacionalista 'España mira a La Meca'. ¿Lo mejor? Los números de 'El programa de Ana Rosa', que sigue con una fortaleza de público muy a destacar, 'Vivir sin permiso', que está consiguiendo un share a tener en cuenta, 'The good doctor', acierto brutal, y la decisión de mirar a Soria con 'El pueblo'.

En Cuatro hay pocas cosas a destacar: la cancelación de 'Las Mañanas de Cuatro' ha abierto un tapón que ha dejado a la parrilla en bragas. La endeblez de Manu Carreño, incapaz de regenerar 'Deportes Cuatro', los fallidos estrenos de 'Bienvenidos a mi hotel', 'Me cambio de apellido' y 'Cuatro weddings' y la errática decisión de mantener un programa que mancha a la cadena como 'Mujeres y hombres y viceversa' ayudan a que la cadena esté en mínimos históricos.

A la industria le convendría que la cadena resucitase. A ello ayudarían con total seguridad Calleja e Íker Jiménez y quizás lo hagan en próximas fechas Samanta Villar, el 'Chester' y el nuevo reality-show de Jesús Vázquez.

El resto 

En las autonómicas habría que destacar la valentía de ETB con la monarquía, el fracaso de audiencia de la Telemadrid del chico de los recados de Roures, el éxito de audiencia de la sesgada TV3, la incapacidad de la nueva política para regenerar Castilla-La Mancha Media y el bochornoso control de Feijóo de Telegaita.

En la TDT nada de nada, a excepción de importaciones y redifusiones. La entrega de TEN a Mediapro (prácticamente la única compañía que produce para la TDT, con la propagandística Real Madrid TV y GOL), y el buscado perfil bajo de Trece también son dos hechos a resaltar.

¿Y las OTT? DAZN le ha robado las motos y la Premier a Movistar, Netflix sigue apostando por las campañas llamativas y la producción propia nacional low cost, HBO cocina a fuego muy lento la oportunista 'Patria' y 'Pequeñas coincidencias' tiene muy buena pinta en Amazon Prime Vídeo.

Movistar + por su parte no encauza #0 ni #Vamos deja de ser un canal de relleno mientras Pallete se entrega a Roures, productor de 'Todo por el juego', patética novela que dice haber escrito Tebas y del que cobra Mediapro, en plena mudanza desde BeIN a la plataforma de Telefónica.

Cierto es que 'La Resistencia' es el mejor programa cómico de la televisión y que 'Cosas de la edad' y 'La vida secreta de los niños' son dos productos deliciosos, pero la inanidad de Ángel Martín y Patricia Conde, el bostezo que causa 'Cero en historia', el trillado Buenafuente y la miopía de Fernando Jerez con los realities ('AcapelA', 'Fama' y 'El Puente', tres fracasos), no ayudan a que la plataforma despegue.

Al menos 'Arde Madrid', que evidencia el ojo comercial de Paco León pese a la brocha gorda de algunas situaciones, es junto a 'Vergüenza' y 'Mira lo que has hecho' lo mejor se ha visto de Originales Movistar a la espera de que 'El embarcadero' quizás cambie la clasificación.




Comentarios