Daniel Gavela margina 'La vida moderna' tras censurarlo










'La vida moderna' regresa esta noche con su quinta temporada. Daniel Gavela ha decidido marginar este revolucionario espacio satírico, que deja de emitirse detrás de 'El Larguero' y arrancará a las 4 de la madrugada.

No es el primer desprecio en público del máximo responsable de la Cadena SER, que en abril, unos días de tomar el cargo, dejó en mal lugar a David Broncano y compañía con una nota de prensa en la que la emisora pedía perdón "a las personas y colectivos que se hayan sentido ofendidos por los comentarios vertidos en el programa humorístico 'La Vida Moderna', emitido la madrugada del pasado viernes 6 de abril. Pese a existir un debate permanente sobre los límites del humor, que podrían contextualizar este espisodio, el mero hecho de que una sola persona se sienta ofendida por comentarios realizados en este programa obliga a la Cadena SER a pedir disculpas por ello".

El cambio horario de 'La vida moderna' es prácticamente la única novedad de la alicaída emisora, que tan solo estrena un informativo ligero a partir de las 04:30 de la madrugada, 'De buenas a primeras'. La intención de estos cambios de madrugada es que 'Hablar por hablar' compita directamente con 'No son horas' y 'La Noche de COPE' y recuperar el liderazgo la única hora diaria que COPE les supera, entre las cinco y seis de la madrugada, que lidera "El Pulpo" con 'Poniendo las calles'. 

El inconsciente inmovilismo de Gavela puede comprometer la situación de la SER, emisora que reforzará su señal gracias a varios postes de Máxima FM, prácticamente desmantelada a partir de hoy tras perder a la mitad de sus oyentes en el último lustro.

El humor: material inflamable

Es evidente que el humor se ha convertido en material sensible para el poder. Ya en el siglo XIX las láminas de 'Los Borbones en pelota' causaron un gran revuelo por las críticas al reinado de Isabel II y antes la canción satírica "Trágala" fue el himno utilizado por los liberales ante los deseos involutivos de los partidarios de Fernando VII. Pero el humor sigue siendo material sensible para todos los Gobiernos y esta situación la demuestran los secuestros, multas y sanciones que sufrieron varios semanarios españoles en la Transición. El Jueves o El Papus sufrieron la censura en sus carnes y El Cocodrilo también se vio afectado durante los primeros gobiernos de Felipe González.

Pese a estas zancadillas El Jueves sigue en los kioskos, pese al secuestro judicial que sufrió en 2007 por una viñeta en portada de don Felipe y doña Letizia haciendo el amor o a los 60.000 ejemplares que decidió triturar su editor por una portada en la que don Juan Carlos traspasa una corona llena de heces a su heredero. En televisión también se han advertido las garras censoras por parte del poder, situación que ha afectó a 'Viaje con nosotros', 'El peor programa de la semana', 'Caiga quién caiga', 'Estamos todos locos' o 'Las noticias del Guiñol'.









Comentarios