Los 3 errores de COPE tras el portazo de Colmenarejo a Barriocanal










Hace más de dos meses en La Mosca Mediática adelantábamos que los problemas internos en COPE "podrían acabar con portazo veraniego de Juan Pablo Colmenarejo, que no disfrutaba de su mejor momento en la emisora por su falta de feeling con Ángel Expósito" y con las directrices de Radio Intelligence, consultora sueca de la emisora episcopal. Y al borde del verano se han precipitado los acontecimientos, tal y como avanzó anteayer Roberto Marbán en Periodista Digital.

Según explica El Confidencial Digital, Barriocanal le puso sobre la mesa para renovar a Colmenarejo un informe de 40 páginas en el que le explicaban que debía rebajar la carga política de 'La Linterna', aumentar los temas sociales y elaborar bloques de veinte minutos, todo ello contra el criterio de los arzobispos Cañizares y Osoro, cercanos con el locutor. La negativa de Juan Pablo a aceptar el envite ha provocado su caída y ha conllevado tres errores garrafales en la nueva COPE:

1- Comunicación anacrónica

La SER y Onda Cero suelen decir adiós a sus locutores caídos unas despedidas por la puerta grande (a excepción del error de Prisa con Gemma Nierga). Sin embargo COPE tiene tics propios del siglo pasado y en una nota de prensa en la que explicaban sus cambios ni siquiera mencionaron a Colmenarejo, rey nocturno en la emisora en los últimos nueve años.

Barriocanal además explicó en la misma que "la sociedad actual necesita un periodismo comprometido con mensajes claros, que le ayuden a entender lo que está pasando a su alrededor", palo a Colmenarejo, que no tiene el mensaje bronco de "su enemigo" Expósito. También se informe de la "salida voluntaria" de Rafael Pérez del Puerto como consejero delegado de COPE, cuando en realidad al directivo andaluz se le considera como amortizado tras ser carbonizado por un torrente de pruebas de José Antonio Abellán.

2- Expósito: de fracaso en fracaso hasta la derrota final

Es incomprensible el prestigio que dispone Expósito en ciertos sectores teniendo en cuenta la colección de fracasos profesionales que acumula: efímero director de ABC (que fue condenado porque bajo la etapa del nuevo director de 'La Linterna' no respetaron la presunción de inocencia de una persona a la que colocaron en portada con el titular "La mirada de un asesino de una niña de tres años", resultando el acusado finalmente absuelto).

Tras dejar ABC por voluntad de Vocento, la empresa lo recolocó como fallido director de la tertulia política 'Noche 10' y más adelante como errático director de informativos de Punto Radio. Y tras el acuerdo entre la editora de El Correo y COPE, Expósito saltó de rebote a la mañana como director interino de 'La Mañana de COPE', donde logró unos pésimos números. En ese momento llegó Herrera y Expósito fue relegado a 'La Tarde de COPE', donde no abandonó el farolillo rojo de las privadas pese a disponer de una hora más que Julia Otero. Ahora el locutor tendrá la difícil tarea de alcanzar los extraordinarios números de Colmenarejo en 'La Linterna' y se se las tendrá que ver con dos rivales de garantías: 'Hora 25' y la nueva etapa de 'La Brújula' con Juan Ramón Lucas.

3- Perfil subterráneo vespertino

COPE no ha escogido un perfil bajo para sus tardes, sino un perfil subterráneo. La emisora ha decidido sacarse de la manga a dos clásicos de la casa para que reconduzcan 'La Tarde': Fernando de Haro, encargado del matinal del fin de semana y de un espacio de entrevistas en Trece, y la histórica Pilar Cisneros, hasta ahora copresentadora de 'Mediodía en COPE'. Ambos monaguillos intentarán no hundir demasiado las tardes y no recordar a otro fallido tándem vespertino de la casa: el que formaron Losantos y Abellán.

Estos errores de Barriocanal mientras Herrera le alejará paulatinamente del micrófono a partir de septiembre suponen un grave daño en la línea de flotación de una emisora que había mejorado sus números tras más de 6 años de sangría. Sin duda de ambas muestras de miopía se aprovecharán Onda Cero, que previsiblemente crecerá a partir de septiembre con un quinteto de garantías (Alsina, Julia, Lucas, Joserra y Cantizano) y la SER de Gavela, que  toma oxígeno al disponer de un extraordinario margen de maniobra para acometer cambios.

Aunque antes del otoño llegará el verano y se supone que se despejarán las tres incógnitas que quedan por resolver en el panorama radiofónico: la nueva parrilla de la SER, el nuevo sustituto de Herrera en el segundo tramo (suena Agustín Bravo, según Merca2) y la lluvia de cambios que se le presuponen a las radios musicales de Prisa. 





Comentarios

Publicar un comentario