"El Lechero" busca su séptimo triunfo mediático "a golpe de Decreto Ley"










Blas Herrero nunca pierde. "El Lechero" ha visto en los últimos tiempos quebrar una de sus inmobiliarias, se ha quitado la careta patriótica astur en Duro Felguera y ha metido su jubilación en una millonaria SICAV.

Las 6 guerras ganadas

Tras su eterno mostacho se encuentra el ganador de la guerra láctea asturiana de los 70. Capaz de juntar en la boda de su hija a Álvarez Cascos y Rodríguez Ibarra o de invitar a varios ministros del Interior a una mariscada,

Herrero comenzó a ganar la guerra mediática al alzarse con el triunfo de la adjudicación de licencias FM en el verano de 1989. ABC titulaba: "Hacia una gran cadena de radio del movimiento socialista", relacionando a "El Lechero" con el sector guerrista al que pudo acceder a través del entonces ministro Martínez Noval. Luis del Olmo llevó el asunto a los tribunales, pero la demanda acabó retirada tras un pacto del empresario y de la incipiente Onda Cero, que contó con 'Protagonistas' como estrella y con la tutela ideológica de Alfonso Guerra. Segundo triunfo.

El tercero fue un pacto con Telefónica en 2001 para lanzar Kiss FM. Las jugosas cláusulas provocaron el cuarto: Onda Cero era condenada a abonarle más de 200 millones de euros en 2004. El quinto lo logró al ser adjudicatario de varias licencias TDT en la Madrid de Esperanza Aguirre, con la que según David Marjaliza compartía negocios. Y el sexto triunfo para "El Lechero" llegó en 2016 con forma de licencia TDT estatal, tan solo un año después de conocerse que tenía a sueldo al marido de María Dolores de Cospedal.

¿Llegará el séptimo? Todavía no se sabe, pero Merca2 apunta que Herrero busca a golpe "de Decreto Ley" que Moncloa ponga trabas y regule el sector audiovisual para salvar de la quiebra a DKISS, que provocó en Radio Blanca un agujero de 4,5 millones de euros en 2016. Pese a su sospechoso acuerdo con Discovery, Herrero no se presenta como arrendador de una multinacional, sino como un operador independiente, que eso sí, nunca arriesga y siempre gana.







Comentarios

Publicar un comentario