¿Adiós a las portadas de Interviú? La revista que desnudó a España podría cerrar












Los malos momentos económicos por los que atraviesa el Grupo Zeta podrían implicar un ERE en Sport, la reconversión del semanario político Tiempo en un portal digital y el cierre de Interviú. Nos detenemos en este último medio que revolucionó la sociedad española desde mayo del 76 con el topless de los principales personajes del papel couché. Antonio Asensio Pizarro alumbró este semanario con la libertad como bandera, y eso que en España no se habían celebrado ni siquiera las primeras elecciones libres. Por aquellas portadas desfilaron Marisol, imagen icónica de la Transición, Lola Flores y más adelante lo harían Marta Sánchez o Elsa Pataky, que llevaron las fotografías a los tribunales, o los personajes del 'Gran Hermano'.

Hasta en once ocasiones mostraron sus encantos en portada Marlène Mourreau, Natalia Estrada y Sabrina, reinas del ránking de desnudos en portada de Interviú, revista por la que también se dejaron ver Rocío Jurado, Ana Obregón o Terelu Campos, amén de un sinfín de modelos no profesionales que se alzaron con el triunfo en el concurso Chica Interviú, que se viene celebrando desde 1998. En los últimos años la revista también ha acogido a posados masculinos, ha sido el caso de Jesús Vázquez o Pelayo Díaz, pero el que más sabe de estas portadas es Miguel Ángel Gordillo, que negoció personalmente más de 1.500 portadas como jefe de compras y adjunto al director del semanario que dirige Alberto Pozas desde 2008. Gordillo, ya fuera de la revista, explicaba su modus operandi en una entrevista publicada por El Confidencial: "Yo llegaba por la mañana y tenía a los representantes de diez o doce agencias esperándome en la puerta para enseñarme sus reportajes. Me pasaba la mañana entera mirando fotos y fotos… y por la tarde recibía a los managers de los personajes. Un no parar. Después seleccionaba el mejor material y me lo guardaba para mostrárselo el lunes a Asensio en la reunión semanal".

Según Gordillo el propio Asensio intervenía en las portadas: "Yo despachaba los desnudos directamente con él. Los veía y me decía: “Esta foto es cojonuda. Rebájala de precio y, sobre todo, que no se te escape”. Siempre repetía “que no se te escape”. Imagínate la tensión que me metía". El ex jefe de compras de Interviú también desvela que Isabel Preysler fue el topless más deseado que no consiguió y que con Lola Flores hubo algunos problemas porque se pactó que no apareciesen sus "Lolas" en portada: "Nos retiró la palabra al director y a mí y pasó muchos años lamentando "esa portada maldita". ¿Qué culpa teníamos nosotros? Lo intentamos, pero el dueño es el que tiene la última palabra".

Una nueva etapa
Interviú, dirigida por Alberto Pozas desde 2008, también ha sido un semanario que apostó por la investigación, recuerden los calzoncillos de Luis Roldán o las fotografías del crimen de los Marqueses de Urquijo. Y también ha servido como espacio para los principales columnistas españoles. Pero Interviú sufrió el auge de los suplementos del papel y el tsunami digital que ha llevado la red de erotismo y fotografía.

Juan José Millás lo veía así en Jot Down: "El mercado de las revistas ha desaparecido porque lo han ocupado los suplementos. Se ha producido un cambio, pero sin embargo, la parte del periódico que más me interesa, la del columnismo y el reportaje, ya entonces era muy buena. Estaban Tiempo, Cambio e Interviú y teníamos columnistas buenísimos: Vázquez Montalbán, Haro Tecglen, Vicente Verdú… En esos dos territorios quizá ha sufrido más el reportaje porque ahora hay pocos medios, entre ellos por fortuna El País, que te permitan reportajes largos. Hay sitios donde un reportaje de seis folios les parece largo. Acabo de entregar uno sobre Japón de 48 folios. Es casi una novela corta. No me han dicho nada, ¡lo van a publicar! Esto sí se ha abandonado un poco, ya cada vez hay menos".


Comentarios