¡Qué error, qué inmenso error!










12 Meses, 12 Escándalos. Así debiera renombrar Mediaset al proyecto social quitamanchas con el que buscan limpiarse los lamparones de la camisa. "Se buscan valientes", gritaba hace unos meses El Langui. Anoche se buscaron cobardes. Porque se desconoce la valentía de Telecinco ante un escándalo por abuso sexual que ha sobrepasado a la cadena y que ha evidenciado la miopía colosal de Vasile. Una falta de visión que el italiano lleva demostrando en todo lo que va de 2017. Recuerden que el consejero delegado italiano arrancó el año pretendiendo que Toño Sanchís resucitase el formato 'Gran Hermano', prosiguió buscando sin suerte en el baúl de los recuerdos noventeros ('All you need is love...o no', 'Mad in Spain' o 'Me lo dices o me lo cantas'), y lo está rematando con 'Gran Hermano Revolution', que ha hundido la audiencia de Telecinco y parte de la cuenta de resultados de Mediaset, forzada a estrenar lo nuevo de 'La que se avecina' y a tirar de chequera con los millonarios estrenos de de cine yankee. Todo vale para tapar el socavón.

¿Todo vale? Eso parece. Porque este jueves Telecinco, que tras la filtración del presunto abuso sexual había alardeado de justicia y silencio, jugó sus cartas. Lo hizo cortando la señal del Canal 24 horas de 'Gran Hermano' con tal de crear una malsana expectación que disparase la audiencia ante la entrada de la supuesta víctima. En esta decisión ha errado Vasile. Y es que 'Gran Hermano' debiera haber puesto un solo requisito a la rentré de Carlota; que denunciase el tema ante la justicia. Pero ella, que quiere cumplir su "sueño", dice que no acudirá a los tribunales porque quiso al acusado. Luego vendrán en Informativos Telecinco campañas sobre el "no es no" o rotularán con el teléfono del 016. Pero el ejemplo ya está dado y los postureos no sirven a las crudas. No parece importarle demasiado a Telecinco, que utilizó de forma abyecta semejante munición para ganar audiencia. Vasile permite este infecto show, ¿por audiencia? Cierto es que 'Gran Hermano Revolution' creció desde un mortal 12,2% hasta un mediocre 15%. Pero aun así 'Estoy vivo' les ganó en el prime-time y no bajaron a 'La casa de papel' de los dos dígitos.

La decisión de Vasile

Vasile nada a contracorriente para alcanzar 2018 y se deja pelos en la gatera, aunque este tema parece haberse convertido una vez más para él en cuestión de orgullo. Porque la triple expulsión de anoche evidencia que no hay ganas de alargar el culebrón. Él quiere que nadie, ni siquiera la tardía y ambigua respuesta del Gobierno, le ordene lo que debe hacer. Y por eso sigue libre, pilotando irresponsablemente una empresa que cotiza en bolsa. Lo malo es que tamaño escándalo le da igual por una sola razón: prefiere que le lluevan críticas a recibir risas por la cancelación de su programa más emblemático. Es decir, que antepone su orgullo a los intereses de la empresa que le paga más de 2 millones de euros al año. Debieran tomar nota en Italia...




Comentarios

  1. A ver si nuestra querida mosca deja de frotarse las patitas y termina descubriendo que todo esto montado alrededor de la violencia de genero es un paripé en el que lo que menos importan son las víctimas y lo que más el postureo y el chorreo de millones en subvenciones para arreglar algo que no es fácil y no se puede resolver de forma fácil (ni rápida)

    Pero quia, no hay más ciego que el que tiene los ojos (compuestos) llenos de mierda.

    ResponderEliminar
  2. Ese programa huele a mierda desde el primer minuto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario