Jiménez Losantos se lanza a la yugular de Ferreras










Antonio García Ferreras es sin duda el periodista más listo (y más poderoso) de su generación. Ahora sabe que tras escampar en Catalunya le toca reposicionarse políticamente tras haberse dejado algunos pelos en la gatera de cara a la izquierda española y catalana. El director de 'Al rojo vivo' es consciente que le conviene una batalla contra Federico Jiménez Losantos, desacreditado tras perder su micrófono en COPE, pincharse su conspiranoia sobre el 11-M y lanzarse al monte de la extrema derecha con el patrocinio de Esperanza Aguirre.

Tensión

A Ferreras le conviene "la tensión" (Zapatero dixit) y quizás por eso esbozó un peligroso paralelismo hace unos días en La Vanguardia entre esRadio y una emisora africana que alentaba al asesinato por motivos étnicos: "Mira, yo llevo algunos años en el periodismo y, entre otras cosas, conozco un poco lo que ocurrió en el conflicto entre hutus y tutsis. Y allí había una radio, la Radio Mil Colinas, que se dedicaba a fabricar discursos de odio. Algunos elementos que funcionan ahora en España, creo que minoritarios, podrían forman parte de la plantilla de aquella emisora. Pero ¡qué serían nuestras vidas sin esos personajes que nos difaman y nos insultan! ¿Afecta? Sólo si piensas que hay una mínima parte de gente que puede creérselo".

La venganza

Jiménez Losantos no se ha callado y esta semana ha vuelto a aferrarse al 11-M, agua, para combatir a su enemigo: "Es el gran matón político de los últimos 20 años en España. Como jefe de informativos de la SER fue el que organizó el gran bulo de los terroristas suicidas con tres capas de calzoncillos. Esta mentira que según el jefe de informativos de la cadena de Juan Luis Cebrián estaba basada en tres fuentes de la lucha antiterrorista, y luego coordinó el cerco y asalto a todas las sedes del PP, y nunca ha querido explicar quienes fueron esas tres fuentes de la lucha antiterrorista, habla mudito, si no vas a pasar a la historia como lo que eres, que te inventaste aquello". Tras señalar que La Sexta es un campo "podemita y separatista", que suena como cuando Franco hablaba de "masones", tiró a dar a Atresmedia, ya que acusó a sus directivos de beneficiarse de la subida de audiencia de la cadena verde aunque ésta sea presuntamente deficitaria: "Los ejecutivos imputaron los bonus de sus sueldos a la subida de audiencia de La Sexta, aunque La Sexta pierda dinero".





Comentarios