El caso del presunto asesinato de Botín podría acabar con Nacho Escolar en los tribunales










Hace unos días La Tribuna de Cartagena aireaba una querella en la que se acusa a Ana Patricia Botín de estar implicada en el presunto asesinato de su padre. El Diario titulaba así días después sobre el tema: "Webs de ultraderecha avivan el chantaje de Manos Limpias contra el Santander con el bulo del asesinato de Botín". El portal de Nacho Escolar señalaba que el querellante había sido condenado por chantajear a personalidades como Juan Abelló e implicaba en el posible chantaje al encarcelado líder de Manos Limpias, Miguel Bernard.

Bernard amenaza a Escolar

El líder de Manos Limpias señala en declaraciones a Ramba Libre el reportaje de El Diario como "auténtica calumnia. Han vulnerado la presunción de inocencia, la dignidad y ha dañado mi imagen y pretenden continuar mi criminalización y la de Manos Limpias, vertiendo todo tipo de falsedades, injurias y calumnias". Bernard señala que se está creando un "un juicio paralelo" impulsado "por los medios de comunicación del sistema o afines".

Las grietas rosas sobre Botín

El 10 de septiembre de 2014 moría el banquero más poderoso de nuestro país, Emilio Botín. La muerte del mandamás del Santander conllevó una ola de alabanzas lideradas por El País. Cierto es que en los cenáculos y mentideros madrileños se alentó una teoría de la conspiración que tenía evidentes verdades. Es cierto que la mayoría eran pasto para la prensa rosa y sin embargo fueron aireadas con maldad por su eterno enemigo Jesús Cacho, cuyo medio, Voz Pópuli, también especuló sobre el lugar en el que la muerte encontró a Botín.

La teoría 

La teoría más extendida y aceptada es que Botín tenía un matrimonio con Patricia O'Shea similar al de Juan Carlos I y Doña Sofía y que el banquero preparaba una boda con una de sus empleadas, la directiva de Marketing y Marca del Santander María Sánchez Corral. Por eso vivía fuera de la casa familiar en Somosaguas, hasta donde habrían trasladado su cadáver desde su "pisito de soltero" sito en la Ciudad Financiera del Banco Santander en Boadilla del Monte con la intención de acallar a la rumorología.

El culebrón

La versión por la que se relamen los amantes de las teorías de la conspiración (que buscan paralelismos con el crimen de los Marqueses de Urquijo), dice que Ana Patricia, hija de Emilio, tenía una relación extramatrimonial con el narcotraficante colombiano Jesús Samper Gaviria y éste, en colaboración con los responsables de seguridad del propio Santander (Carlos Martínez, Carlos Rubio y Manuel García Entrena), habría acabado con la vida del banquero.

En resumen

No hay pruebas ni indicios sobre el supuesto crimen, el problema es que se duda si los hubiese habido de haberse producido el presunto asesinato. Cierto es que esta teoría no es nueva y la intentaron volar de forma controlada dos diarios ligados al banco, Cinco Días y ABC. Pero también es evidente que personajes como Bernard o Pinedo fueron tolerados por el sistema hasta que se pasaron de la raya. ¿Fue asesinado Emilio Botín? Nunca lo sabremos. Quizás sea un mero bulo creado para ejercer el chantaje, mecanismo mafioso con el que han saltado a la luz verdades mayúsculas










Comentarios