Crónica de una gestión nefasta: 'Gran Hermano Revolution'










La crisis ha quemado las retinas de los españoles y la situación convulsa de la política ha anulado a la la prensa progresista, superada por un boicot a la camiseta de "La Roja" impulsado por la extrema derecha (Losantos, Tertsch, Ussía o Inda) y azuzado por varios periodistas manistream (Ana Rosa Quintana y Josep Pedrerol, ayer con duro alegato desde 'Jugones' a la vez que protesta por la politización del deporte catalán).

También el estreno de 'Operación Triunfo' ha desviado la mirada ya de por sí dócil prensa catódica madrileña, más garbancera y "eurovisiva" que crítica. Estas situaciones explican la indiferencia de muchos medios ante el que quizás sea el mayor escándalo televisivo de las últimas décadas: la denuncia por presunto abuso sexual por parte de un directivo de 'Gran Hermano' a uno de sus concursantes.

Las últimas horas se han movido a ritmo vertiginoso mientras algunos intentan aminorar la trascendencia del suceso. Ayer El País y La Vanguardia informaban con munición similar: la Guardia Civil no tiene siquiera una prueba del vídeo del presunto abuso, 'Gran Hermano' simplemente se lo mostró a los agentes, las imágenes no parecen a priori incriminatorias, y la supuesta víctima, Carlota, no presenta denuncia y prepara las maletas para regresar este jueves al concurso.

José María, acusado de tamaña fechoría, ya ha anunciado que jugará sus cartas: tomará medidas legales contra productora y quién sabe si cadena y por lo pronto ha filtrado que lo intimidaron durante horas. Sus cercanos denuncian en Vanitatis que "lo están poniendo delante de España como a un violador". Pero sea como fuere, esta es la crónica de una muerte anunciada o de una gestión nefasta por parte de Zeppelin TV, Telecinco y Mediaset, superadas las tres por los acontecimientos.

Unos acontecimientos que nos invitan a hacernos 5 preguntas:

1- ¿Por qué 'Gran Hermano' no tomó medidas en la medianoche del viernes, cuando presuntamente se produjo el abuso? ¿Qué fue de la cacareada vigilancia?

2- Sabemos que el "Super" de 'Gran Hermano' ante la sospecha del suceso requirió la presencia de José María en el confesionario . ¿No había seguridad para echarlo por la fuerza? Recuerden que el concursante murciano no abandonaría la casa hasta las cinco de la tarde del día siguiente.

3- ¿Por qué la denuncia se produce a la 1;30 de la madrugada del viernes al sábado y no echan al concursante hasta las 17 horas del sábado? Recuerden que la familia alega en Vanitatis que en ese brutal periodo de más de 15 horas ambos concursantes mantuvieron relaciones sexuales: "Ellos mantenían relaciones dos y tres veces diarias, que se levantaron después de lo que supuestamente había ocurrido y volvieron a hacerlo, a las diez de la mañana".

4- ¿Por qué tras advertir que la pareja sentimental tenía relaciones matinales, tras comprobar que la joven no iba a denunciar y tras ver que en el vídeo no existen pruebas evidentes, Gran Hermano' no recapacitó y retiró la demanda? ¿Si tienen pruebas de la misma por qué no han sido capaces de facilitar el simple vídeo de la agresión a la Guardia Civil?

5- Dejemos a un lado los temas éticos (la polémica del formato o el aliño del mismo con alcohol y la entrada de nuevos concursantes). E incluso demos por buena la controvertida postura del concurso: Si hubiese existido el abuso se demostraría que todos los mecanismos de vigilancia y seguridad se han demostrado como ineficaces. ¿Por qué Mediaset no cancela inmediatamente un formato que está hundiendo sus audiencias, que le podría conllevar un nuevo boicot publicitario, que le podría dañar su cotización en bolsa y que podría rematar su ya escúalida reputación?

Es evidente que, aun incumpliendo la presunción de inocencia del concursante, la política de Mediaset con este hecho ha sido precipitada para denunciar y tardía para sacar al concursante de la casa. La irresponsabilidad de Vasile con este tema y la fallida política de comunicación de Mirta Drago, a la que la actualidad le está marcando el ritmo (ya que solo parece reaccionar con insípidos comunicados), pone en dificultades el horizonte de una cadena a la que le sobra toda la polémica al advertir que en su catálogo figuran productos que son líderes de audiencia y le proporcionan un jugoso target comercial, contando con géneros tan dispares como series ('La que se avecina'), el cine (Telecinco Cinema y Hollywood), los talent-shows ('La Voz'), los concursos ('Pasapalabra') o los espacios de entrevistas ('Mi casa es la tuya').

Pero Vasile sigue empeñado con el género más amarillento y polémico que le conlleva este tipo de disgustos. Aun así Telecinco solo se mueve por share, no por reputación. De ahí los montajes perpetrados en los últimos días en el universo 'Sálvame' y de ahí este escándalo, también montaje según Jiménez Losantos, locutor que denuncia que esta polémica está precocinada con la intención de recuperar la audiencia perdida.

Comentarios