'Los años chanantes': aquellos maravillosos "dosmil"










Comedy Central celebró anoche el decimoquinto aniversario de su programa fetiche, 'La hora chanante'. Lo hizo con un documental elaborado por Pepe Colubi en el que se mezclaron testimonios famosiles (Pablo Iglesias, Joan Manuel Serrat, Íñigo Errejón o Xoel López), la versión de los propios protagonistas e imágenes de archivo.

Álex de la Iglesia señaló en 'Los años chanantes' que el programa fue "un atentado que cambió el humor", Nacho Vigalondo explicó que el programa fue una especie de "segunda Movida madrileña", esperemos que no acabe como la primera, y Paula Vázquez se hizo la pregunta que nos hicimos todos: "¿Qué es esta puta mierda y por qué no puedo dejar de verla?".

Tiempo hubo para los secretos internos, el apellido "chanante" está prestado de una canción de La Puta Opepé, Raúl Cimas iba a interpretar en un principio a "El Gañán" y "Marlo" era una parodia de un antiguo casero de Ernesto Sevilla. Los cómicos además desvelaron cómo se fraguó su amistad y el programa, que contó en aquellos lejanos "dosmil" con la inestimable ayuda de una Paramount Comedy que apostó por unos desconocidos. Lo hizo con pocos medios: pero dio libertad y recibió talento.

Es una pena que la actual Comedy Central sea una patética filial de su versión americana donde la producción propia brilla por su ausencia. Un proyecto como 'La hora chanante' sería imposible ponerlo en pie en un canal que se ha limitado a importar y doblar sus series y películas yankees en vez de apostar por el talento autóctono.

Un talento que se advierte de unos monologuistas que renuevan la comedia en unos circuitos cómicos que como recuerda Ignatius no nacieron de forma contestataria como los de América en los 70 o Gran Bretaña en los 80. Sino que aquí dos enamorados de la televisión, Felipe Pontón y José Miguel Contreras, empezaron la casa por el tejado y apostaron por el stand-up en televisión ('Nuevos cómicos' y 'El club de la comedia'). Gracias a ellos toda una generación ha crecido al calor de una ola de cómicos que irradian talento en televisión (Joaquín Reyes, Pablo Chiapella o Ernesto Sevilla), en radio (Ignatius Farray) o en el cine (Julián López o Carlos Areces).





Comentarios