'Homo Zapping': truco o trato










Anoche Atresmedia rescató diez años después uno de sus formatos más recordados, 'Homo Zapping', Curiosamente no lo hizo en La Sexta, que parecía ser su espacio natural, y regresó en Neox. En esta casa se combinan las sitcoms más exitosas del panorama internacional, 'Los Simpson', 'The Big Bang Theory' o 'Modern Family', cine comercial en prime-time y algún chispazo bienintencionado de producción propia, normalmente de vida efímera: 'Museo Coconout' (2010) 'Involución' (2011), 'Otra Movida' (2011) o Retorno a Lilifor (2015), sin olvidarnos de los especiales ('Feliz año Neox' o 'Neox Fan Awards' o 'Feliz Zapping Neox'). Este último especial, emitido en las últimas Navidades, supuso un homenaje al mítico espacio de parodias televisivas y la apertura a su vuelta, que cristalizó ayer con más lagunas que momentos brillantes.

No solo porque no hubo rastro de los que abrieron cartel en su día, Paco León, Yolanda Ramos o José Corbacho, sino porque la tercera etapa de este espacio arrancó gris, sin la brillantez surrealista de antaño. Fermí Fernández, Jordi Rios, David Fernández y Silvia Abril, habituales de los shows de Buenafuente desde su etapa en TV3, nutrieron un estreno que fue decepcionante (Raúl Pérez rebajó su presencia respecto al especial navideño y faltó la deslumbrante Anna Bertrán). Y fue decepcionante porque el 'Homo Zapping' de Neox es un torpe remedo low cost de lo que fue, siendo un truco de Atresmedia para analizar: apenas veinte minutos de emisión, incluyendo sketches antiguos en la sección 'Vintage' y tomas falsas.

Es decir, que en poco más de quince minutos de material novedoso, precedido de cuatro horas de repeticiones del programa, vimos que David Fernández es incapaz de imitar a nadie (bochornosas imitaciones de Inda o Risto), que los guionistas decidieron tirar de tópicos (un Roncero culé en 'El Chiringuito' y un universitario pijo buscando el amor en 'Mujeres y hombres y viceversa'), algún dardo inofensivo a la competencia (la edad de la novia de Risto y la glotonería de Terelu), un cameo de Alberto Chicote y poco más. Nada nuevo en el panorama de la comedia, ya que el truco analizado solo sirve para que Buenafuente vuelva a tener trato con las televisiones nacionales tras su ruptura profesional con Évole.

Comentarios