Ángel Garó era un señor respetado...










En uno de sus esquizofrénicos monólogos post-denuncia Ángel Garó suma un nuevo personaje a su histriónico catálogo: el de Baby Jane. El cómico se endiosa y le recomienda a Darío (su última conquista) que le diga a su madre que se cambie el tinte y le recuerda que su madre estará mal de la pierna, pero es más guapa que la suya (que dice tener "ojos de besugo"). Garó además estalla: "Ángel Garó es un señor respetado. Y agacháis la cabeza u os vais a tomar por culo". Al plató del 'Sábado Deluxe' se fue el ex del 'Un, dos, tres', que ultramaquillazo y con el porte del que presume en sus desparrames se intentó explicar entre sonrisas falsas, hipócritas palabras cariñosas y un enfado necesario para un programa sediento del récord de audiencia que motivó el humorista.

El enfado lo provocó Javier Negre, que parecía ser el único periodista que había hecho los deberes antes de enfrentarse con Garó, que dejó caer que su ex era un chapero con una doble vida, insinuó que el tal Darío es un perturbado, presumió de premios, aplausos y obras benéficas, y no se cortó a volver a dejar pasear sus aires de grandeza hasta que le dejaron de reír las gracias. Ahí salió el Garó auténtico, ese que llamó "sinvergüenzas" a unos policías valencianos, ese que les recordó a unos policías malagueños que eran sus empleados, pese a encontrarse en pelotas en su balcón, ese que ha creado alarmas y chanzas con sus mensajes de audio y ese que al fin consiguió el dinero que le pidió a gritos el pasado jueves a Paz Padilla. "Quiero dinero", a cambio de respeto le faltó añadir. Conseguido. 

Comentarios

  1. Yo creo que tiene problemas psiquiátricos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario