El Caso Villarejo provoca extraños compañeros de cama: Ferreras y Casals vs Federico y Cebrián










El Caso Villarejo sigue marcando la agenda política y rosa en la actualidad mediática patria. Recuerden el cuento: Érase una vez un Comisario vinculado con las cloacas del Estado llamado José Manuel Villarejo que acumuló, no se sabe bien cómo, 25 millones de euros y casi 100 propiedades. El Comisario alardeaba en una conversación con la cúpula de Público de hacer juegos sucios, "brigada política que chantajea al Estado" o "mafia policial para millonarios" según el diario de Jaume Roures. Entre estos casos especiales se encontrarían el chantaje a Pujol para derrocar el proceso soberanista catalán, el acoso a la doctora Pinto para salvarle las vergüenzas al "compi yogui" de Doña Letizia, Javier López Madrid, o el Caso Pequeño Nicolás, estos dos últimos en proceso judicial.

Según Javier Ayuso, número dos de El País, los cobros de Bárbara Rey ayer y los audios de Marta Gayá hoy, que salpican a la escasa reputación de Juan Carlos I, estarían relacionados con el chantaje de Villarejo al Estado, es decir, a Felipe VI: o me salvas el cuello en los tribunales o el tercer capítulo, Corinna, provocará un terremoto mediático. Villarejo, que hasta hace poco confiaba sus intenciones a través de una web marginal, Información Sensible, hoy ha encontrado los cauces para marcar la agenda española: el dossier lo publica dosificado, estilo Pedrojota, su buen amigo Eduardo Inda, salpicado en el plano personal por algunos casos y acusado de manipulación por su ex jefe de investigación Francisco Mercado, menos cómodo que Manuel Cerdán, que en plena prejubilación desempolva publicaciones antiguas de El Mundo para enfado de su ex cuate Antonio Rubio.

Estas informaciones publicadas por OK Diario tienen resonancia política a través de Antonio García Ferreras, que olvida a Roures, hoy combatiente a las cloacas o que simplemente busca su parte del pastel desde Público, y se echa en brazos de Mauricio Casals, íntimo de Villarejo. La resonancia rosa la provoca Sálvame, que analiza las sábanas borbónicas para beneficio del citado Comisario, que curiosamente parece molesto por los dardos diarios de Federico Jiménez Losantos, al que hace unos días lo descalificó y amenazó a través de un burofax.

En definitiva, que nos encontramos de un lado a Inda, Ferreras y Casals frente a Cebrián, Ayuso, Losantos y Roures. Como ven, el Caso Villarejo está provocando extraños compañeros de cama. Por cierto, ¿hacia dónde mira Pedro J. Ramírez mientras ve su charco añejo salpicado para beneficio de unos pocos? Todavía no se sabe si aspira a la retirada dorada de Anson en El Imparcial, eternamente inanciado por el Ibex. Pero al riojano se le ha puesto cara del Don Luis María digital: irrelevante, acomodaticio y mujeriego. Para lo que hemos quedado...


Comentarios