Dani y Flo, nada nuevo bajo el sol











Ligeros, ligerísimos. Así regresaron Florentino Fernández y Dani Martínez, con un aire de improvisación, en este caso para mal. Este dúo regresó seis años y medio después del divorcio de su ex productor, Pablo Motos, con Mediaset. Aquel recordado Tonterías las justas supuso un golpe de aire fresco televisivo por varios motivos: llevábamos años sin ver los doblajes de Flo, Dani Martínez y Anna Simón rejuvenecieron los rostros de la cadena, Sé lo que hicisteis... se había desgastado y el corchopán, el pam pam americano y la gamba se hicieron virales.

Pero Dani y Flo, con los que Jaume Roures compite contra sí mismo (Mediapro produce el show de Mediaset y Globomedia elabora Zapeando), no aportó nada de nada en su estreno. Y es que la idea se había desgastado en Atresmedia: ni Otra movida ni Así nos va funcionaron. Pero Mediaset, sedienta de audiencia en las sobremesas de su segundo canal tras el patinazo de Hazte un selfi, con una decadencia evidenciada por la paciencia de Vasile ante la penúltima chapuza de Producciones Mandarina, parece ser que los necesitaba.

Ambos se habían divorciado por el ímpetu de Martínez, que apuntaba para estrella hasta el maldito Guasap!, sin estreno por la sorpresa de Bonet al frente de Lo sabe, no lo sabe. El astorgano fue metido con calzador como compensación en las últimas temporadas de Aída y Chiringuito de Pepe mientras Flo asistía asombrado como Mediaset le firmaba un contrato en exclusiva para hacer lo que no sabía: presentar Killer Karaoke, ser jurado de Levántate y colaborar en la última edición de Mercedes Milá en Gran Hermano.

Entre medias, ambos se reencontraron en el teatro y en Sopa de gansos, pescado congelado con mejores intenciones que ejecución. Y ayer volvieron rodeados de chicas guapas, a destacar una Cristina Boscá cuya desbordante simpatía lleva tiempo pidiendo cámara. Pero poco más: porque el programa fue una colección de vídeos absurdos sobre los Oscars, un reportaje de los presentadores en una furgoneta llevando a la gente al trabajo, idea naif propia de debutantes, y una llamada de Dani a un vidente para que le pronosticase los cineastas premiados en el citado evento, mecanismo que lleva un lustro estirando El Intermedio.

Es decir, que Dani y Flo demostraron falta de imaginación y falta de agilidad, intentando tapar sus escuálidos contenidos con vídeos de amigos deseándoles suerte en el estreno (a destacar el sketch de Buenafuente ante un David Fernández interpretando a un mafioso italiano a punta de pistola, ¿dardo a Vasile?), y con una irrelevante entrevista a los protagonistas de Es por tu bien, que no ha alcanzado en el primer fin de semana siquiera el 40% de taquilla del "monstruo" de Bayona pese a gozar de una promoción digna de la saga de los ocho apellidos. ¿Lo mejor del programa? La duración, apenas cincuenta minutos. ¿Lo peor? Que Mediaset promociona el nuevo Gym Tony para Cuatro en vez para FDF, por lo cual y teniendo en cuenta los datos de Sobera en el access prime-time, la paciencia de Vasile podría ser efímera pese a las promesas de Mariano Blanco en la rueda de prensa de presentación.

Eso y que se nota demasiado una errática dirección y elección de contenidos. Se hecha de menos al fallecido Miguel Ángel Ferrer, íntimo de Flo y creador del Tonterías... Mucho tendrán que remar los humoristas para remontar el frío estreno y un toque se debería llevar Florentino por negarse a realizar su especialidad, los doblajes (un minuto del de Kim Jong-un disponible en Youtube asegura más risas que la hora express de Dani y Flo). Suerte y a remontar.

Comentarios

Publicar un comentario en la entrada