Ana Rosa queda retratada, Kiko Hernández comienza su nueva vida y María Teresa Campos intenta olvidar sus fracasos









El micrófono fue traicionero para Ana Rosa Quintana esta semana, que desmintió alegría tras aplaudir la agresión a una joven de extrema derecha con unos antecedentes repugnantes. Lo peor de la presentadora mejor pagada de nuestra televisión no es que se alegre de que una joven cobre de su propia medicina, sino que trate a los espectadores como a imbéciles. 

Sálvame por su parte cubre las bajas de Kiko Hernández y María Teresa Campos con Jorge Javier Vázquez, que ha cerrado su primera semana con renovación por tres años, tal y como adelantó Merca2 hace más de dos meses,






Comentarios