Vicente Azpitarte, jefe de deportes de Libertad Digital, acusa de antimadridismo a Valdano y Raúl








El clásico pasó, con un empate blanco sobre la bocina que apuntala su merecido liderazgo, pero la resaca del 1-1 ha dejado varias lecturas interesantes que toca abordar. Una de las más llamativas es la posición de Vicente Azpitarte contra Jorge Valdano y Raúl González Blanco. Para quién no conozca al periodista deportivo granadino les contamos brevemente su currículum: Azpitarte comenzó su carrera con un interesante podcast baloncestístico que fue apadrinado por Víctor de la Serna, tertuliano fundacional de esRadio. Gracias al columnista de El Mundo, el protagonista de este artículo llegó a la emisora de Federico con su Tirando a fallar, posteriormente aprovechó la irrelevancia y falta de medios de la radio de Libertad Digital el campo deportivo para llegar a un puesto para el que no estaba capacitado, jefe de deportes del grupo, y finalmente fue relegado a un segundo plano en la parrilla de la citada cadena de emisoras tras el fichaje de Juanma Rodríguez. Por lo cual, Azpitarte, zalamero tertuliano de Real Madrid TV, se conforma como comparsa matinal de Jiménez Losantos. ¿Por talento? No; por obediencia e incómodos silencios en antena ante la evidente falta de conocimientos futbolísticos de su jefe, que solo promociona a sus subordinados por fidelidad ciega y por no poner en solfa sus disparates. 

A lo que íbamos: Azpitarte acusa a Raúl y Valdano de favorecer en sus comentarios al Barça en los micrófonos de BeIN Sports. Como prueba señala que Roures, copropietario del canal, señaló esta semana que prefería, ¡cómo no!, un triunfo culé. ¿Será mala conciencia de Azpitarte, ya que cree que todos actúan como él? ¿Piensa Azpitarte, periodista irrelevante y rehén del mourinhismo, que señores con la reputación y el talento de Valdano necesitan ir con el equipo del jefe, como hace él mismo? Esto escribe Azpitarte en Libertad Digital: "Tanto Valdano como Raúl tienen pasado madridista y no digo "son madridistas" porque aquello, efectivamente, quedó en el pasado. Así que quizá la culpa de todo la tenga Florentino Pérez por no seguir pagando latisueldos a dos sujetos que para tratar de mostrar imparcialidad acaban impostando un antimadridismo deleznable". 

Volvemos a Mourinho: hay una cuadrilla de periodistas con menos talento que escrúpulos que se ha hecho fuerte repartiendo carnés de madridistas, cuando ellos impostan un merenguismo que les lleva hasta los trinques en Real Madrid TV, a las sillas de Pedrerol o a las columnas de Marca. Y ya saben que la crisis ha hecho fuerte a los poderosos, por lo cual Florentino Pérez ve entre risas como Marca echa a Óscar Campillo, Santiago Segurola, Tomás Guasch y Manolo Sanchís para promocionar a Juan Ignacio Gallardo y fichar a Juanma Rodríguez, ex tertulianos del canal oficial del club blanco bajo su mandato. Y acaba columna Azpitarte pontificando: "El caso es que la comunicación es para los comunicadores y mientras las retransmisiones televisivas sigan estando copadas por resentidos ex jugadores, va a ser difícil que los telespectadores entendamos qué es lo que ocurre sobre el terreno de juego".

Preferiría Azpitarte que lo ficharán a él, que puede dar lecciones de periodismo. ¿O no? Porque es penoso que Libertad Digital atribuya a BeIN Sports unas declaraciones de un aficionado o que hagan de palanganeros con Cristiano Ronaldo cuando se han cebado hasta la extenuación con Messi por un caso similar. Por no hablar de que su jefe, Don Federico, haya hablado de la "relación hormonada" de Leo Messi, se haya metido con la capacidad intelectual del astro argentino o se haya cebado con sus líos de Hacienda mientras olvida los de Cristiano. ¿Madridismo? No, para nada: simple florentinismo servil que lincha a todo el que no le ría las gracias al "ser superior", se llame Valdano. Raúl, Casillas o Del Bosque. Y solo gracias a eso Azpitarte, todo un "periodista independiente", hoy ha ejercido de "analista imparcial" en el manipulado especial de Real Madrid TV, ese que en el primer resumen se "ha tragado" las ocasiones de Messi y Neymar para hacer un 2-0 que hubiese sido injusto, ya que ni siquiera el 1-1 refleja lo visto en terreno de juego porque el árbitro, desatinado durante todo el partido, ha dado vida a un desdibujado Barça regalándole un gol en fuera de juego y privándole al Real Madrid de un penalti a Lucas Vázquez que ha sido compensado con una mano de Carvajal que Clos Gómez no ha querido ver. 




Comentarios