Publicidad subliminal y enchufismo: las dos lacras de Sálvame









Sálvame no pasa por los mejores momentos de su historia, pese a ello no deja de pisar unos charcos que ponen en solfa su reputación. La Fábrica de la tele, que facturó en 2015 más de 27 millones de euros a Mediaset (reduciendo sus beneficios hasta los 3,7 millones netos), no ha sabido tutelar la evidente caída del espacio durante todo el otoño, barruntando una remontada contra Tu cara me suena que no solo no ha llegado, sino que la distancia entre ambos es cada día mayor.

Los directores del programa parecen más pendientes de mantener su corralito y su negocio familiar que de hacer remontar la situación de las distintas versiones del programa. Porque a nadie se le escapa que Cristina Soria ejerce de coach y da clases de lenguaje no verbal gracias a su matrimonio con Alberto Díaz Cabezón, que ejerce como uno de los directores del programa. ¿Qué estudios tiene Cristina para ejercer tal profesión? Buena pregunta.

También muchos se preguntan si Manuel Zamorano, "el peluquero de las estrellas", pudiera tener un plano cada semana, caracterizando actualmente a Lydia Lozano, si no fuese pareja de otro de los mandamases del cortijo: Raúl Prieto. Y tampoco son escasas las voces que apuntan a Soledad Padilla, maquilladora de Mediaset y hermana de la número dos de Paz Padilla, como otra de las beneficiarias de "la gran familia". Por no hablar de Terelu Campos, que casualmente cambia de cadenas al son que marca la ex reina de las mañanas, María Teresa Campos.

No solo del enchufe vive el hombre

La publicidad subliminal, perseguida por Ley, es una de las normas habituales de la casa. Raro es el día que Kiko Hernández no utiliza su espacio en el programa para promocionar la sala de bingo de turno o el salón de bodas o que Kiko Matamoros no cita, evidentemente con intención, a una clínica de cirugía estética. Jorge Javier Vázquez también aprovecha la tribuna para hacerse de oro con biografías adolescentes u obras de teatro linchadas por la crítica. 


Lo que ahora tendrán complicado de citar es las revistas del corazón, ya que Mediaset ha decidido prohibir las citas al papel couché. ¿Cuál es la razón? El diario económico Merca2 señala que Paolo Vasile y compañía no ven con buenos ojos el negocio que se está montando en paralelo aprovechando sus contenidos, hecho que repercute en los bolsillos de los personajes del programa, que cuentan con exclusivas, blogs y colaboraciones con revistas para aumentar sus elevados sueldos. 

Comentarios