Los cuatro motivos por los que se hundió Gran Hermano








Gran Hermano cerró el pasado jueves su decimoséptima edición con los peores resultados de su historia tras perder más de 650.000 espectadores y 3,5 puntos respecto al año pasado. La finalísima cayó 5,3 puntos de share en tan solo un año y el programa ha sido superado en prime-time por dos productos aparentemente inofensivos: Águila Roja y Pesadilla en la cocina.

El primero y más importante de los motivos de su hundimiento ha sido la errática selección del casting, que ha sido hasta el momento un arma indispensable para entender la longevidad del reality-show. El segundo tiene que ver con la evidente falta de apoyo de Mediaset al formato, ya que desde el grupo no han emprendido las sinergias de antaño y los minutos del concurso en El programa de Ana Rosa, Sálvame o en el Deluxe se pueden contar con los dedos de una mano.

El tercer motivo es la dinámica negativa del entretenimiento de la casa en este otoño: Gran Hermano y La Voz han batido su récord negativo, el Deluxe se ha hundido los viernes y Mujeres y hombres y viceversa podría incluso ser cancelado en caso de no remontar. Y el cuarto motivo, el más comentado, es el drástico cambio de presentador: de la querida Mercedes Milá, identificada y querida por la mayoría de los seguidores del concurso, a Jorge Javier Vázquez, etiquetado por formatos con un público más mayor.

Comentarios