El Grupo Prisa tira de cinismo para limpiarse la cara








Los charcos megalómanos que pisó el millonario Cebrián han prostituido a tal nivel la línea editorial del Grupo Prisa, cuyo papel en nuestra sociedad en los últimos treinta meses se limita en zancadillear las aspiraciones de Podemos, que El País y la Cadena SER ya no informan, solo juegan las cartas políticas del Ibex.

El País, periódico más influyente y rentable de la prensa patria en las últimas cuatro décadas, tiraba ayer de cinismo para denunciar que Pedro Sánchez había presionado a Telefónica para que el diario que dirige Antonio Caño no se llevase las manos a la cabeza por el nacimiento de un Gobierno de progreso.

Pero Prisa volvía ayer a la carga. Y es que este multimedia prefiere el negocio lobista al periodístico. El grupo que silenciaba la corrupción y crímenes de Estado felipista o que chantajeaba a Rosa Díez para que fusionase su UPyD con Ciudadanos, ayer intentaba jugar sucio acusando al líder de los pablistas en Madrid, Ramón Espinar, de especular con una vivienda VPO cuando sabe que este señor vendió la casa al precio que le marcó la Comunidad madrileña. ¿La oscura intención de Prisa? Beneficiar a Íñigo Errejón, considerado por la oligarquía como más domesticable.

Es cierto que Prisa, al igual que los principales holdings mediáticos del ruinoso papel, se han convertido en meros escaparates en los que las cloacas del Estado intentan purgar a los personajes y proyectos políticos que no comulgan con el estatus quo actual. Pero esto es España: las teles escandalizan al personal menos informado con una historia que carece para desgracia de ellas de delito y venden como corriente que un delincuente como Rajoy, el de los papeles y SMS de Bárcenas, sea reelegido Presidente con los votos del PPSOE'S. 

Comentarios

  1. En este caso te equivocas o no quieres admitir ciertas cossa. Lo de Espinar es un chanchullo de casta pura y dura como es él y su padre. Si no te lo quieres creer allá tú, pero los Espinar han robado con las twrjetitas, el nene lo sabía, es todo tan irregular que se lo ha callado estos años. La compra es a dedo, y su caradura para la venta es estratosferica. El tipico negocio familiar de los que pueden especula con el dinero de otros, solo que a este se le llenó la boca de honestidad anticorrupción para llegar donde ha llegado y le han pillado con un caso de manual.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada