Sobre el victimismo de Ana Rosa Quintana sobre Cuarzo Producciones








Ana Rosa Quintana sorprendió ayer con unas declaraciones para TP en las que denuncia que su nombre no ayuda a que Cuarzo Producciones consiga contratos: "Mi nombre no facilita nada las cosas en las negociaciones con las cadenas, sino más bien todo lo contrario. No me siento mejor tratada por ser yo, al revés, de hecho creo que me tratan peor que a otras productoras".

Y para muestra un botón, quiso señalar la reina de las mañanas: "Propuse hacer un reality-show como Las Campos con Bibiana Fernández, porque es un show en sí misma desde que se levanta hasta que se acuesta, pero no fructificó (…) Me hubiera encantado hacerlo, estoy apasionada con Las Campos y con Las Kardashian, que también las sigo".

Paolo Vasile mantiene su confianza en Cuarzo pese al cuádruple patinazo de la temporada pasada

La factoría que preside Ana Rosa Quintana mantiene una excesiva dependencia de Mediaset, que produce cuatro de sus cinco espacios en antena: El programa de Ana Rosa, Cuarto Milenio, Cuarto Milenio Zoom y En el punto de mira. Tan solo la tertulia Las claves del día, que emite Telemadrid, sale de la órbita de Telecinco.

Es cierto que Cuarzo parece haberse consolidado como una productora de confianza de Mediaset tras sus últimos estruendosos patinazos para la competencia: El pueblo más divertido para TVE (4,8% de share para un programa calificado por la crítica al alimón como "ridículo" que logró un histórico 2,1% de share en su gran final) y ¡Eso lo hago yo! para Atresmedia (4,7% de share tras ser relegado al verano por su controvertida calidad).

Pero aun así Mediaset confía en AR y su equipo pese a que en los últimos años varios de sus proyectos no han conseguido la confianza de la audiencia: Se enciende la noche, Al otro lado o Secretos y mentiras. Pero especialmente desatinada se mostró la factoría la temporada pasada: el talent Pequeños Gigantes promedió en su segunda temporada un 15,7% de share, lo que suponía una pérdida de 7,6 puntos respecto a su estreno.

El talent de Mediaset aun así se comió las uvas, no como Un tiempo nuevo, que fue retirado tras poco más de tres meses de emisión al haber promediado un gris 4,7% de share en Cuatro. Y si otoño no fue bien para Cuarzo, en la primavera la cosa no remontó: decepcionante 6,4% de share para Jesús Cintora, a pie de calle, e irregulares resultados para los especiales conducidos por la propia Quintana que se emitieron bajo el título 26J, Quiero Gobernar, que apenas alcanzó un 12,1% en su entrega más seguida.

La maldad

¿Desde hace cuánto no estrena un éxito la factoría de Ana Rosa?, se preguntaban algunas voces en Mediaset antes del sorprendente estreno veraniego de En el punto de mira, que obtuvo una merecida renovación tras superar los dos dígitos en el prime-time de Cuatro. Y es que antes de lanzar con buen tino este espacio de reportajes, Cuarzo Producciones no lograba un gran éxito desde que en 2005 se estrenó El programa de Ana Rosa. Y es que entre medias tan solo dos espacios habían conseguido cierto recorrido en la industria televisiva: Herederos, tres temporadas en TVE con una media del 14% de share, y ¡Mira quién salta!, dos temporadas en Mediaset con una media del 17%. ¿No ayuda Ana Rosa a Cuarzo? Algunas voces dicen que si no fuese por ella la factoría propiedad de Banijay habría desaparecido hace años.

Comentarios