Atresmedia prepara dos realities para relevar a Cristina Pedroche








Antena 3 tiene un problema en su prime-time. Y es que tras haber afianzado su day-time en los últimos años mediante concursos y seriales, las circunstancias no funcionan en horario de máxima audiencia. Y es que su modelo de negocio se había basado en una potente apuesta por la ficción nacional, pero el escaso recorrido de la nueva oleada de series complica su rentabilización.

Por eso hace cuatro años la cadena intentó probar suerte con su género maldito: los reality-shows. Y la prueba no arrancó mal en 2013, ya que Top Chef aterrizó con casi tres millones de espectadores de media y una cuota de pantalla del 17,8%. Pero el futuro del concurso gastronómico, que se encuentra en plenas grabaciones de su cuarta edición, no invita al optimismo ya que ha ido cayendo progresivamente hasta promediar en su tercera tanda un gris 14,1% de share.

Peor le fueron las cosas a Cristina Pedroche, ya que el reality viajero Pekín Express no obtuvo los resultados esperados, 13,6% en Antena 3 y 7,8% en La Sexta, datos aceptables pero insuficientees para monetizar la gran inversión realizada. Este hecho ha repercutido en que Atresmedia haya decidido aparcar el proyecto, cosa que por ahora no le sucede a Casados a primera vista, que prepara tercera edición tras dos temporadas con resultados tan solo calificados de aceptables (15,3% y 14,7%).

Lo nuevo de Atresmedia

Antena 3 es consciente que Top Chef y Casados a primera vista pueden mostrarse como formatos agotados esta temporada, por lo cual la cadena prepara nuevos formatos de telerrealidad. El primero que se verá en nuestro país será La Isla, reality-show que está calificado como uno de los formatos de supervivencia más duros de la industria televisiva con varias mecánicas novedosas: no hay nominaciones, expulsiones ni premios y los concursantes se encuentran sin aislados, siendo ellos los que graban la brutal experiencia. El segundo proyecto de la cadena es Desnudos en la calle, concurso donde varios ciudadanos que no se conocen entre sí convivirán sin ropa. Ambos formatos, emitidos en la televisión británica, han sido criticados con dureza por la prensa especializada: el primero por algunos accidentes salvajes sucedidos durante el rodaje y el segundo por la forma humillante con la que se trata a los concursantes.

Comentarios