Los creadores de Aquí hay tomate le lavan la cara a Las Campos








Hace unos años, cuando María Teresa Campos llamaba "gilipollas" a Paolo Vasile desde Antena 3 y cuando Terelu cargaba desde La Sexta contra la prensa rosa, Óscar Cornejo y Adrián Madrid humillaban a madre e hija desde Aquí hay tomate.

Pero atrás quedan los años en los que Terelu se avergonzaba con el "pim pam" con Pipi Estrada o cuando una cámara indiscreta cazaba las lorzas de Mamá Campos en la playa. Porque hace unos años Vasile le abrió de nuevo las puertas de Telecinco al clan familiar, que casualidades de la vida acabó facturando en Sálvame, que comparte ideólogos con "el tomate".

Y anoche Telecinco lanzó Las Campos, "parido" por los creadores de Sálvame y protagonizado por madre e hija. Parece que la idea de los propietarios de La Fábrica de la tele era lavarle la cara a ambas señoras, tan cercanas para las abuelas como pestilentes para los nietos.

La intentona de lavarle la cara a ambas marujas tenía un mecanismo sencillo: hacerlas parecer cercanas. Pero ni por esas, porque María Teresa, entre tanto lujo y tanto servicio, nos vendió su vida vacía, similar a la de su hijísima. Terelu por su parte, eternamente enchufada por la matriarca en las cadenas que le contrataban sus servicios, se vendió como una víctima de la sociedad que sufre por haberse echado unos kilos de más.

Es cierto que La Fábrica de la tele envuelve la porquería como nadie (montaje trepidante, música estupenda, imagen impecable), pero esta adaptación de los insípidos docu-realities yankees no cuela. Seguramente en pleno verano y con la parrilla en mínimos a Vasile no se le ha ocurrido mejor idea que ofrecernos a madre e hija desmintiendo que Terelu tenga un problema con el alcohol o vendernos fotogramas de las legañas de Bigote Arrocet o la vida irrelevante de dos millonarias cuya mayor preocupación es engordar diez kilos. Nos lo veíamos venir...

Comentarios