San Fermín como síntoma de la desvergüenza mediática








El siniestro retrato elaborado por los medios de comunicación mayoritarios de unas ejemplares fiestas como los Sanfermines, retratado como botellón para disfrute de los violadores, sigue sumando adeptos. Si hace tres veranos una navarra, Mariló Montero, comparaba desde la televisión estatal pública a las fiestas con el Madrid Arena, hace unos días otro navarro, Eulogio López, integrista tolerado en la capital financiado por el Ibex, escribía esta mezquindad desde su panfleto antiabortista, Hispanidad:

Pero me temo que el actual ambiente de profanadores del cuerpo femenino ha sido propiciado, también, por el muy liberador feminismo. El feminismo, igual que los chicos de HB, han separado el sexo de la entrega y el sexo de la maternidad. Con ello han destrozado, ante todo, a la mujer. Disfrazaron a las mujeres de coristas, porque eso era liberación femenina, proclamaron el libertinaje sexual más descarado pero, eso sí, sólo cuándo y como la mujer quiera. ¿Y eso cómo se hace? ¿Y qué más me da que tenga libertad para acostarse con quien quiera o vestir como quiera si tanto hombres como mujeres apelan a la animalidad mutua y son incapaces de comprometerse?
Pues bien, esos polvos trajeron estos lodos. ¡Ah!, y podemos bromear mucho con el “van provocando”, pero lo cierto es que la mujer es un sexo receptor, mientras que el hombre es emisor, tanto física como psicológicamente. Y esto no implica superioridad, sino una espléndida diferencia.(...) Por cierto, uno de los violadores ha salido de la Academia de la Guardia Civil, ahora tan progresista, que hasta anima a la homosexualidad en sus filas. ¿Pero qué les enseña la Benemérita a sus nuevos agentes? ¿A forzar a jóvenes indefensas? No, simplemente la Guardia Civil ha aceptado que la liberación sexual es un valor en alza cuando no es más que una esclavitud, sobre todo para la mujer. Es decir, para todos pero, sobre todo, para todas. Y ha olvidado su principio primero: proteger al débil del fuerte. En materia de fuerza bruta, el débil es la mujer.


Comentarios

  1. Hombre, fiestas ejemplares con la DENUNCIAS que ha habido por no hablar del maltrato animal....... MANDA HUEVOS el concepto de ejemplaridad que tienen algunos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo familia en Pamplona y te puedo decir que SÍ que son ejemplares. Que haya 4 tontos que las manchen...pues como en todas partes, seguro que en tu pueblo también tienes esos 4 tontos...están en todos lados...

      Eliminar
    2. 4 tontos que la manchen? En 6 días de fiesta 12 denuncias, cuando la tasa de denuncia en la agresión sexual mínima. VERGONZOSO.
      Y las canciones populares que se entonan por las calles, que son de lo más machista que se ha escuchado... En todos lados no están, en el Orgullo por ejemplo, 0 denuncias. En las fiestas de Barcelona, La Mercè, 0. Así que no generalices, porque te equivocas y de muy lejos.
      Además del maltrato animal, obvio.

      Eliminar
    3. Ejemplar..que se lo digan a las víctimas de violaciones y tocamientos!

      Eliminar
  2. Hostia! la mosquita criticando el estado de paranoia pamplonica patrocinado por las brujas euskalempoderadas??

    ah no coñe! que aprovechas para atizar a uno de derechas...

    ya me parecía...

    ResponderEliminar
  3. gracias "anonim@s" por ejemplificar el estado de paranoia que antes decía...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario