Miguel Ángel Rodríguez pierde su silla en Antena 3 y 13 TV amenaza con cortarle la cabeza




Miguel Ángel Rodríguez ha admitido su despido de Antena 3 y varios medios han adelantado que su cabeza podría rodar en 13 TV tras su choque con el Ministro José Manuel Soria;

MAR; la vida de nadie 

Millás suele relatar en sus articuentos vidas de personas que son inútiles en secreto zambullidas en un mundo que está muy por encima de su capacidad mental. Algo así puede ser la vida de Miguel Ángel Rodríguez, que tuvo la suerte de estar en el momento indicado y en el lugar idóneo.

Repasando la vida de este señorito vallisoletano nos encontramos un joven reportero de El Norte de Castilla que se disfraza de Coronel Tapioca para seguir la campaña electoral de Aznar a la presidencia de Castilla y León. Un periodista soñador que tiene fama de pesado en el mundillo de Valladolid. Pero al enigmático Aznar le cae en gracia y lo ficha primero para el partido, dando el salto con él a Madrid.

Cuando Aznar llega a presidente, éste lo nombra como hombre de confianza Portavoz de Gobierno y Secretario de Estado de Comunicación. Como portavoz Aznar recibe las quejas de todos sus Ministros por sus salidas de tiesto en las ruedas de prensa después de los Consejos de Ministros. Estos decían, "el duro trabajo de toda la semana nos lo jode MAR los viernes con uno de sus chistecitos", Cacho dixit.

Como Secretario de Estado lo acusan de maniobrar para favorecer el nacimiento de Vía Digital y practicar el torpedeo continuo de PRISA. Aunque se corona con su famosa llamada amenazante al empresario Antonio Asensio, propietario entonces de Antena 3. El propietario del Grupo Zeta dice que MAR-tras pactar el empresario con Polanco en la guerra del fútbol que dejaba KO Vía Digital- le amenaza con merterlo en la cárcel. MAR solo admite que le dijo "atente a las consecuencias", que no es poco.

El PP siempre se defiende en este asunto con la puñetera frasecita que dice que "buscábamos la pluralidad en los medios". La pluralidad nunca se busca privatizando la mayor empresa española con favores a empresarios amigos, poniendo un títere como presiente-amigo de pupitre de Aznar- y obligar a esa empresa a comprar medios para hacerle la propaganda a ese mismo Gobierno, molestando, de paso, al mayor grupo de comunicación de España.

Tras solo dos años y todos en contra a MAR le dan una patada en el culo del Gobierno, pero acaba tras pirueta en Carat España, una productora que entonces recibe suculentos contratos de TVE y Antena 3, con evidentes conexiones gubernamentales.

Tras perder el PP en 2004, a MAR lo largan de Carat y entonces comienza una peculiar carrera como tertuliano graciosillo. Es condenado tras llamar "nazi" al Doctor Montes con 10.000 euros. En el juicio como excusa dice que "hay que dar caña en las tertulias para que te llamen". Con dos cojones.

Comentarios