La Fábrica de la tele quiere reciclar a Belén Esteban







La cúpula de La Fábrica de la tele había cedido la tutela de un personaje tan débil como Belén Esteban al pícaro Toño Sanchís. La propia "princesa del pueblo" reconoció que su mánager y los creadores de Sálvame la habían ayudado a dejar sus adicciones, pero ahora cree que su mano derecha la ha traicionado y por eso ha arrancado una nueva etapa vital.

Y en esta nueva etapa Adrián Madrid y Óscar Cornejo, propietarios junto a Mediaset de La Fábrica de la tele, la han convenido que debe dejar de ser un personaje sometido a la sobreexposición, con el desgaste personal que este hecho supone, para rastrear información y dar exclusivas.

Es decir, dejar de ser un personaje para imitar a Kiko Hernández, que la adoctrina en esta nueva etapa. No hay más que ver las últimas semanas de Belén, convertida en toda una colaboradora en Sálvame diario, en el Deluxe y en GH VIP; Límite 48 horas, programas en los que suelta exclusivas filtradas por la cúpula de Sálvame.

Comentarios