La "decadencia" del clan Campos se convierte en un negocio redondo









Hace una década al clan Campos le iba de maravilla. María Teresa, la matriarca, acababa de firmar un millonario contrato blindado con Antena 3 y sus hijas televisivas, Carmen Borrego y Terelu, también se habían incorporado a la cadena-la primera como directora de su programa y la segunda como presentadora de La Granja-.

Pero hoy la situación se ha invertido. Y es que María Teresa dejó de lucir en el firmamento televisivo, quedando relegada en su madurez a un programa menor y a colaboraciones en Sálvame, programa creado por los padres del mismo "Tomate" que las despellejó en su comentado cambio de cadena.

Mientras, su hija Terelu ha cruzado la pasarela de la fama, dejando de ser considerada un animal televisivo, si es que algún día lo fue, para convertirse en una famosa que posa en el ¡Hola! y concede entrevistas en el Deluxe.

El suplemento La Otra Crónica hablaba de la "rentabilidad" que saca la "hijísima" de sus rupturas anuales. Estas provechosas exclusivas se entremezclan con un sinfín de noticias que provoca su familia, que anda agitada entre los líos de Hacienda de la presentadora de ¡Qué tiempo tan feliz! y los líos sentimentales de Terelu.

Madre e hija se vieron las caras este fin de semana en el espacio nostálgico de media tarde, donde María Teresa rompió a llorar a lágrima viva. A Terelu también se la vio en el Deluxe, programa donde ha sido relevada como presentadora sustituta, afirmando que gana más dinero con las exclusivas "sola que acompañada".

Jorge Javier Vázquez, aprovechando el morbo del encuentro de ésta con María Patiño, habló de la "decadencia" de Terelu. Es cierto que lo hizo en un tono positivo y en plan defensa, pero aun así extraña que este hecho sea explicado tan rotundamente. Recordemos que Terelu mencionó hace dos meses en una revista que sentía que volvería a presentar. Incluso se publicó que Got Talent podría ser su nuevo destino, pero finalmente la cadena desmintió este hecho y la "hijísima" deberá seguir esperando.



Comentarios