El pulso entre Alierta y Roures le puede costar la Champions League a Movistar +








A menos de dos semanas del arranque de la Champions League, las negociaciones entre César Alierta y Jaume Roures siguen en punto muerto. Es decir, los abonados de Movistar + podrían perderse esta temporada la Champions League. Este extremo todavía no está confirmado, ya que la operadora de Telefónica confía en cerrar un acuerdo si Mediapro rebaja sus pretensiones económicas por ceder el canal BeIN Sports, que emitirá toda la competición-excepto el partido en abierto-.

Mientras en las plantas nobles se negocia, los directivos de Movistar + aprovechan cada acto público para deslizar que el precio que pide Mediapro por la competición es desorbitado. Si hace dos días era Nacho Fernández Vega, director de Movistar +, el que decía que "el precio que piden es inasumible", ayer fue Álex Martínez Roig, director de contenidos de la operadora, el que en declaraciones a PR Noticias señalaba que la oferta de Roures "es una cifra que no podemos asumir. Espero que lleguemos a un acuerdo sensato en las próximas semanas, pero ya hemos vivido sin Champions". 

Roig añadió que "nuestra oferta sigue siendo la mejor del mercado, en este sentido no hay posibilidades de acuerdo, no hay acue3rdo (...) lo que no queremos es tener que cargarnos un coste de unos derechos que no son los adecuados". Los que sí disfrutarán de la mayor competición de clubes del mundo serán los abonados de Orange TV, que protesta, según Mundoplus, porque Movistar + se ha apropiado la marca Canal +, ofertando a sus competidores "la irreconocible marca" Abono Fútbol. Tampoco están contentos en Vodafone TV, que según el mismo medio ha enviado una carta con información a la Comisión Europea para protestar por las cláusulas de la CNMC sobre la fusión de las dos mayores plataformas de pago del país. 

Recordemos que Vodafone TV ha apostado todo esta temporada por el fútbol, ofertando por seis euros al mes toda la Liga, toda la Copa y toda la Champions. Esta muestra de política comercial agresiva fue tomada tras decirse en la operadora inglesa que los alrededor de 150 millones invertidos en deporte se perciban como un coste de captación y retención de abonados, en vez de intentar recuperar por la vía rápida estos derechos. 




Comentarios