El ex presentador de Aquí hay tomate se queja del rigor periodístico por su barriga






Resulta paradójico que el ex presentador de Aquí hay tomate, famoso por sus chismes sin fundamento, se queje ahora de los confidenciales o del rigor periodístico de algunas informaciones. Pues así ha sido, porque a Jorge Javier Vázquez ha estallado desde Lecturas con aparente ironía sobre una fotografía sobre su barriga. Así lo cuenta:
Un confidencial publica una fotografía mía en bañador con resultados catastróficos. Para mí, claro. Creo que lafoto ha causado sensación en la red. Para mal, claro. Y otros confidenciales han recogido la instantánea con resultados nefastos. Para mí, claro. Uno de ellos dice más o menos: “El vientre adiposo y gelatinoso no se corresponde con los esculpidos pectorales que marca en televisión”. Si esto sucede hace tres o cuatro meses me tomo medio litro de cicuta, pero mi vientre gelatinoso no es lo que más me preocupa en estos momentos. El martes me salió un herpes en la boca por la impotencia que sentí al no poder memorizar algo para la función que estamos ensayando. El miércoles acabé en urgencias por una urticaria que llevaba amenazándome desde hace alguna semana y acabó conquistando mi cuerpo de una manera salvaje. Agradezco al redactor, no obstante, que escribiera que en la tele luzco pectorales que parecen esculpidos. Y que titulara su artículo de la siguiente manera: “Cuerpo griego en televisión, michelines en la playa”. De todas maneras debo añadir que el mejor artículo que se ha publicado sobre la fotografía en cuestión pertenece al diario ‘Qué’. Titula: “Jorge Javier fracasa en su lucha contra los michelines: una imagen muy playera y oronda”. Y dice: “El caso es que en una reciente imagen del presentador en la playa hemos observado cómo se ha reencontrado con la tripa oronda que contrasta con algunos planos favorecedores que el realizador en Telecinco le regala en sus platós”. Maravilloso. Sublime. La “reciente imagen” tiene dos años. Y de todos es sabido que realizador que no me saca más alto y delgado va directamente a la calle.




Comentarios