El peor momento de Jesús Cintora






Atrás quedaron los tiempos de vino y rosas para Jesús Cintora. El periodista soriano, artífice de la resurrección de Las mañanas de Cuatro, afirmaba en una entrevista que estaba encantado porque hacía su programa "con total libertad". De eso solo han pasado seis meses. También afirmaba al mismo que su feeling con su jefe era inmejorable: "Paolo Vasile quiere que me case para venir a mi boda y conocer Soria". Apenas dos meses después al italiano se le quitaron las ganas de visitar "la ciudad de los poetas" y decapitó a Cintora ante el asombro general del personal.

Ante el escándalo que se formó, que perjudicó la reputación social del grupo propiedad de Berlusconi, Mediaset no tuvo más remedio que salir al quite con una polémica nota de prensa que hundía la credibilidad de Cintora, por mucho que prometiesen volver a contar con él: "La línea editorial de Mediaset España es coherente en toda su programación y tiene el claro objetivo de informar, que no de formar, a los espectadores a través de un pluralismo con el que dar voz a absolutamente todas las opiniones políticas y con unos presentadores que traten la información de manera objetiva".

Cintora, aferrado o forzado por un contrato, montó en cólera en su casa, pero mantuvo el tipo y no le devolvió el golpe a Vasile...al menos por unos días. Porque el soriano se refugió en la presentación de su libro, lo que le llevó a emprender una tourné mediática para presentarlo. Y mientras las redes sociales y la petición de readmisión por plataformas como Change no cesaban, Cintora deslizó algún comentario que pudo molestar a su jefe: "Hay quien quisiera que estuviéramos callados, pero no me van a callar" o "la intromisión de la política en los medios no es algo nuevo". Vasile se aguardó entonces de devolverle el golpe en público, ya que ante los medios estaba más pendiente de exigir encriptadamente "los servicios prestados" al Gobierno por tal sacrificio, tal y como contaba Manuel Ortega en El Semanal Digital.

Pero la venganza se sirve fría, tal y como hemos visto con el programa En la caja, donde se decidió apartarlo por unos meses. Y es que Mediaset anunció que Cintora abriría cual estrella la segunda temporada del espacio de reportajes, pero tal anuncio no fue llevado a cabo, porque el soriano no se estrenó hasta la tercera noche, eclipsado la semana pasada contra la final de La Voz, el formato que mejor funciona en Mediaset. Así se las gasta Vasile y así las recibe Cintora, un agnóstico que reza porque le llamen para dirigir la tele manchega. Así volvería a al primera línea y así le pegaría con la puerta a su jefe.





Comentarios