Los siete patinazos consecutivos le pueden costar la vida a la productora del programa de la Campos






Annus horribilis para Mandarina producciones. La factoría impulsada por Santiago Botello y Pedro Revaldería  pasa por el peor momento desde su fundación, allá por 2006. Y es que Mandarina ha encadenado esta temporada siete patinazos consecutivos que han puesto en peligro su credibilidad ante la cúpula de Mediaset.

La compañía arranco mal la temporada, al comprobar que Mediaset decidía no apostar por Este país merece la pena, el show viajero de Miguel Ángel Revilla, que en principio estaba ideado para el prime-time de Cuatro. Pero finalmente el grupo no confió en el proyecto, estrenándolo por la puerta de atrás en noviembre y en una franja menor; el mediodía del fin de semana en Telecinco, franja horaria que habitualmente ocupan las reposiciones.

Pero la cosa tampoco continuó bien, ya que a principios de año se confirmó que la cadena cancelaba los dos espacios de zapping que tenía en cartera; I love TV y El zapping de Surferos. En febrero los problemas también volvieron a ser dobles; primero se canceló Todo va bien y después Mediaset decidió decapitar a Jesús Cintora al frente de Las mañanas de Cuatro.

Marzo tampoco fue un mes propicio, ya que el programa de María Teresa Campos vio reducida su duración a la mitad en su edición dominical, hecho que meses antes se había testado en las tardes de los sábados. Y en abril volvió a haber disgusto, ya que Aquí Paz y después Gloria fue "levantada" de la parrilla tras solo cuatro capítulos emitidos. Y eso que la comedia de Resines prometía, ya que se estrenó con 3,6 millones de espectadores y un 20,7% de share. Pero semana a semana se hundió, cayendo por debajo de las dos cifras y terminando su recorrido abruptamente. La comedia es cierto que volverá este verano estrenando los cuatro capítulos que le restan, pero al hacerlo en el periodo estival se reducen las opciones de renovar por una segunda temporada, clave para las productoras, ya que es entonces cuando amortizan su inversión.

En mayo se confirmó lo que se sabía desde hace meses; Un tiempo nuevo terminaba su actual etapa, tomando la decisión Mediaset de apartar a Mandarina del programa para darle una segunda oportunidad de la mano de otra productora-hecho que desautoriza a Revalería, muy implicado con el proyecto, y Sandra Fernández, directora estrella fichada por tres años-.

Por lo tanto Mandarina se centrará por el momento en Las mañanas de Cuatro, que busca revitalizarse con Javier Ruiz al frente, y en ¡Qué tiempo tan feliz!, pero su futuro parece lleno de nubarrones. Y es que la compañía que estrenó títulos como Dolce Vita, Está pasando, El Buscador, Enemigos íntimos, Vuélveme loca o Lo sabe, no lo sabe, podría unirse a la lluvia de productoras que tienen las puertas cerradas en Mediaset.

Las otras ocho productoras que cayeron 

Paolo Vasile, consejero delegado de Mediaset, decidió impulsar a partir 2005 las llamadas "productoras de confianza de Telecinco". El directivo italiano buscaba parapetarse de la Sexta, cadena que estaba fundada por Globomedia-hasta entonces proveedor privilegiado de Mediaset-. Es por ello que se lanzaron varias compañías lanzadas por ex directivos de la cadena o productores rivales, como era el caso de José Luis Moreno, que fue uno de los primeros en llegar y uno de los primeros en caer. El ventrílocuo fue apartado de la producción de La que se avecina, y tras sucesivas fallidas versiones de las "matrimoniadas", hoy en día apenas se tiene que conformar con facturar por las galas navideñas.

Tampoco le van mejor las cosas a Big Bang Media, que arrancó la temporada viendo como se cancelaban conjuntamente sus dos espacios en antena; De buena ley y Ciega a citas. Desde entonces la productora de Alberto Carullo y Mariana Cortés trabaja para Atresmedia, más concretamente en Casados a primera vista. Otra de las productoras que cuentan con Mediaset en el accionariado es 60 db, la empresa de Risto Mejide, hoy en día apartado de la cadena.

Otras compañías sin embargo no tenían a las huestes de Vasile en la mesa del consejo, pero si que producían solo para Mediaset. Es el caso de Molinos de papel, creador del fenómeno Callejeros, que hoy en día trabaja para TVE con Fronteras al límite. Tampoco trabaja para Mediaset productoras como Atmosférica, la proveedora de servicios meteorológicos propiedad de Mario Picazo, que no fue renovada después de que el hombre del tiempo acusase de plagio a la cadena. Y lo hace poco Plural, que solo mantiene en pie Hermano mayor.

Las productoras con las que sí cuenta Mediaset 

La Fábrica de la tele, Magnolia y Cuarzo sí que cuentan con la confianza hoy en día de Mediaset. Los primeros, creadores de Aquí hay tomate, tienen en antena Sálvame limón y naranja, el Deluxe, Cazamariposas, Cámbiame y Viajando con Chester-amén de Hable con ellas, hoy en stand by-. Los italianos de Magnolia proveen a la cadena con Supervivientes, Mujeres y hombres y viceversa y Hay una cosa que te quiero decir, mientras que Cuarzo se encarga de El programa de Ana Rosa y Cuarto Milenio, mientras que prepara la nueva etapa de Un tiempo nuevo.

También la compañía trabaja con factorías como Eyeworks-Adán y Eva, ¿Quién quiere casarse con mi hijo? o Un príncipe para…-, La Competencia-Gym Tony, Levántate, Pequeños gigantes o Los Gipsy Kings-, Xanela-Pasapalabra-, Plano a plano-El Príncipe-, Supersport-información y eventos deportivos-, Zeppelin TV-En la caja y Gran Hermano-, Meteoralia-servicios meteorológicos-, Globomedia-B&B y Anclados-, 100 Balas-Sopa de gansos o Chiringuito de Pepe- y Boca a boca-21 días y Conexión Samanta-.





Comentarios