La salida de Carlos Herrera le cuesta el puesto a González Ferrari







Javier González Ferrari abandona la dirección de Onda Cero tras trece años. Y es que Planeta, propietaria de la emisora, ha barruntado que el máximo ejecutivo de su división radiofónica ha actuado como cómplice de su amigo Carlos Herrera en su paso a Cope. Esta "traición" ha servido para que la propiedad lo despida "amigablemente", como siempre en Planeta, cerrando así una etapa de trece años, en la que un presunto desliz ha podido pesar más a la hora de tomar la decisión que la estable gestión que ha impulsado Ferrari.

Del "dream team" del PP a la Sexta Radio 

Ferrari fue llamado de urgencia para organizar "la casa de los líos" que era Onda Cero, que acaba de patinar con en la temporada del "dream team", cuando tras el torpe despido de Julia Otero llegaron García o Herrera. Pero García se retiró y llegó Ferrari, que se barruntaba como un férreo directivo ideologizado tras sus seis años anteriores como directivo de la RTVE de Aznar, donde había ocupado puestos variados-director de RNE, director de informativos de TVE o presidente de RTVE-.

Ferrari encarrilaría la emisora, primero uniendo y promocionando las emisoras musicales, y más adelante potenciando la generalista, con Carlos Herrera consolidado como estrella tras la marcha de Luis del Olmo, que emprendió su última gran aventura profesional en la fallida Punto Radio. El impulso de Herrera sirvió para primero pelear el segundo puesto de la radio española y más adelante para consolidarlo, sobre todo tras la decapitación de hace seis años de Losantos en Cope.

En los últimos años Ferrari, en parte gracias a José Manuel Lara, ha roto la homogeneidad ideológica de la emisora, sobre todo tras la llegada de comunicadores como Julia Otero o Juan Ramón Lucas, que se barruntaban hace dos años como estrellas de la Sexta Radio, dicen que el último sueño de Lara. Pero tras la deriva de Prisa, la autopista dejada por la Ser a su izquierda ha provocado que Onda Cero se mueva hacia el centro-izquierda durante muchas horas, potenciando una línea editorial transversal digna de admirar y aparcando la guerra de trincheras radiofónicas.

Trece años de estabilidad 

La tónica de Onda Cero estos últimos años es la de la estabilidad. Con más aciertos que errores, su gran lunar ha sido el de la medianoche deportiva, donde Ferrari ha dado palos de ciego encadenando hasta seis patinazos-Miguel Ángel García Juez, Manu Carreño, J.J. Santos, Iñaki Cano, Ángel Rodríguez o Héctor Fernández-. El otro también pudo ser en deportes, ya que hace un lustro le fallaron las piernas y no apostó lo suficiente por el fichaje de Paco González y asociados, lo que le hubiese servido a Onda Cero por pelear el liderazgo de la Ser. Ferrari a esta hora no ha desvelado su futuro, que pudiera ser o un año sabático o su previsible incorporación como directivo de Cope, sirviendo como enlace entre la Conferencia Episcopal y Herrera. Por lo pronto, Ramón Osorio ocupará su lugar en Onda Cero.



Comentarios