Inda y Marhuenda se revuelven contra Carlos Boyero: "Habrá consumido porros en mal estado o cualquier sustancia por la nariz"






Carlos Boyero comenzó la semana pasada su enésima guerra, en esta ocasión contra dos tertulianos de televisión. Todo el mundo es consciente del disfrute que siente el crítico cinematográfico más famoso del país con las polémicas, que parecen ser parte de su trabajo. Atrás quedaron sus peleas con una lista tan heterogénea que sorprende al más pintado; Pedro Almodovar-al que llamó "vedette histérica"-, José Mourinho-"nazi"-, Javier Marías-"novelista insufrible"-, Javier Cámara-"insoportable", Juan José Campanella-"vendedor de motos"-, El Rubius-"no tiene ni puta gracia"- o el periodista deportivo Juanma Rodríguez-"le daría un cabezazo"-.

A este ramillete de nombres se incorporaron involuntariamente Eduardo Inda y Francisco Marhuenda, que comprobaron atónitos el sábado pasado como Boyero desde El País describía así la relación entre Ferreras y ellos: "Disponer a diario, mañana, tarde y noche, gracias al don de la ubicuidad periodística, de dos involuntarios clowns-por Inda y Marhuenda-, dos esperpentos tan delirantes, dos apologistas de lo indefendible sin sentido del ridículo, supone un chollo inagotable para el espectáculo presuntamente político que persigue Ferreras. Sin Inda y Marhuenda, el próspero negocio se le hunde. Se acabó la risa. Que les mime".

Eduardo Inda, del que también insinuó que era un "viscoso energúmeno", no tardó en responder. Lo hizo desde Periodista Digital: "Habrá consumido unos porros en mal estado o cualquier sustancia por la nariz". Marhuenda en su caso ha tardado más y lo ha hecho más sosegadamente. El director de La Razón replicó ayer al crítico desde Es Radio, donde Jiménez Losantos le había pinchado segundos antes sobre sus polémicas en televisión: Y claro, Marhuenda entró al trapo: "El Carlos Boyero ese, que es un bobalicón, me ponía a parir el otro día". "A él lo insulta Javier Marías, que es todavía más grave", contestó Losantos para cerrar el asunto. ¿Cómo acabará el asunto? ¿Contestará Boyero, al que le gusta dosificar por capítulos sus cuitas? Pronto lo veremos.





Comentarios