El PNV negocia la firma del final de la guerra con Karlos Arguiñano tras dos décadas







Parece ser que el PNV ha claudicado ante Arguiñano, que tampoco ha tenido más remedio que rebajar sus pretensiones. Para entender en su magnitud esta guerra pública entre partido y empresario, nos tenemos que retrotraer a principios de los noventa, cuando un grupo de empresarios ayudados por el Gobierno vasco intentó profesionalizar la pelota mejorando su estética y buscando su expansión vía televisión. Ahí nació la empresa que ayudó a profesionalizar la pelota; Asegarce, que tenía a Arguiñano, estrella recién nacida de la televisión, en su accionariado.

Pero a finales de los noventa este pacto a tres-Arguiñano, ETB y el PNV- se rompió, y ahí comenzó la guerra de la pelota, que concluyó con el nacimiento de Aspe, una empresa que posteriormente se demostraría que tenía el dinero de ETB detrás. Gracias a estas maniobras en las sombras y del adelanto de dinero público, Aspe le robó algunos pelotaris a Asegarce, que se vengó en los tribunales, saldándose la sentencia a su favor.

Este hecho conllevó que todos los productos de Arguiñano estuviesen prohibidos en ETB durante más de una década, justo que hasta en 2009 los socialistas accedieron al poder en Euskadi y a Arguiñano le levantaron el veto en la autonómica vasca-que le firmó contratos por varios magazines y derechos pelotazales-. Pero poco duró el gobierno socialista y Bainet, empresa de Arguiñano, dejó de nuevo de trabajar para ETB.

La decadencia de la pelota en televisión 

Arguiñano sorteó el veto en ETB-que contrataba y contrata productoras afines como K2000 y Pausoka, repletos de familiares de dirigentes del PNV- con acuerdos con cadenas nacionales-TVE, Telecinco y Antena 3-, a las que entregaba la pelota en su pack de productos de Bainet-Karlos Arguiñano en tu cocina, Bricomanía o Decogarden-. Pero la llegada de la TDT imposibilitó las desconexiones territoriales, por lo que la pelota pasó a canales temáticos, siendo su última estación Nitro, que cerró hace un año. Desde entonces la pelota naufraga en Atresmedia, que emite el espacio Frontón el sábado por la tarde en la web del grupo y en diferido en la Sexta el domingo a primera hora de la mañana.

La próxima estación de Frontón parece ser ETB, tal y como señalan diversas fuentes. Puestos en contacto con el departamento de comunicación de Bainet, un portavoz señala a La Mosca Mediática que "se está negociando con ETB. En las próximas fechas concretaremos, porque hasta que no se cierre definitivamente el acuerdo no lo podemos anunciar...". Es decir, que ETB, que emite la pelota vasca en su primer canal-en euskera- podría quedarse con los derechos de emisión de todos los partidos profesionales por televisión.

La pelota parece enterrar una guerra, mientras otros parecen querer volver a protagonizar la suya propia. Es el caso de algunas delictivas cuentas fantasmas de Twitter, que insultan a directivos de Aspe y Asegarce o acusan a periodistas y empresarios de amaños o adicciones. Ya se sabe quién está detrás de las citadas cuentas, porque parece que el citado pájaro, escudado por algún mito de este deporte, ya lo avisó en la prensa...

Comentarios