El País y As se vengan de Villar exigiendo su cabeza







La obligada dimisión de Blatter tras la detención por parte de la policía suiza de siete miembros de la FIFA, acusados de recibir sobornos por encima de los 150 millones de dólares, puede precipitar el final del presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, enrocado ahora en un interesado silencio tras veintisiete años de poder omnipotente en el fútbol español.

Su principal enemigo mediático es sin duda Prisa, con el que Villar mantiene una evidente distancia desde siempre, quizás por su afinidad personal a García, antaño rival  número uno del imperio mediático progresista. Es por ello que el bilbaíno es uno de los pocos enemigos que guarda José Ramón De la Morena de la etapa en la que éste  alcanzó el liderazgo radiofónico a mediados de los noventa, ya que el de Brunete ha ido moderando el tono en los últimos años mientras ganaba años, perdía enemigos y a parte a su equipo, camino de la competencia.

Pero en este caso la lluvia de palos a Villar no ha sido impulsada por Joserra, más dedicado estos días a entrevistar a Benítez, Bartomeu o Contador, sino por el papel de Prisa; El País y As. El diario deportivo, con Alfredo Relaño al frente, le recordaba la pasada semana que el lío de la FIFA "para España tiene un consuelo: Villar ya no podrá amenazar con el fantasma de Blatter en sus pleitos con Cardenal. Ahora bastante van a tener Blatter y él con defenderse de la ola que se les viene encima".

Mientras que El País editorializaba hoy pidiendo la dimisión del máximo representante del fútbol español: "Villar está entre quienes tienen el deber de dimitir y dejar paso a gestores que estén en disposición de limpiar el fútbol de corruptelas. Villar proclamó gratuitamente la inocencia de los dirigentes de la FIFA y apoyó a Blatter cuando la UEFA había recomendado lo contrario. Ambos movimientos son libres, pero le comprometen y le obligan a dar explicaciones que por ahora se ha ahorrado".

Comentarios