Al fin llegó la tele independiente a Navarra; nació Nafar Telebista








El pasado 16 de mayo, en plena campaña electoral, comenzaba sus emisiones Nafar Telebista, la primera televisión autonómica navarra que no depende de las subvenciones del Gobierno foral. En su estreno este nuevo proyecto cuenta con el tirón de Frontón, espacio que emite partidos de pelota vasca en la tarde de los sábados. El acuerdo por estos derechos está sirviendo de tirón publicitario a la cadena, inmersa en buscar que el público navarro la sintonice.

Aun así hay que decir que la pelota no será la única oferta de esta nueva aventura empresarial, ya que ayer se estrenó En punto de mira, espacio de entrevistas que conduce Susana Erroz-que anoche se estrenó con una jugosa entrevista a Santiago Cervera, víctima de los trapicheos de Caja Navarra-. Además esta noche llega la estrella del canal, Julian Iantzi, mítica cara de ETB, que vuelve a su tierra con otro espacio de entrevistas, contado con "El Drogas" de Barricada como primer invitado.

La ruina de la tele navarra 

El descalabro de la televisión local navarra se comenzó a vislumbrar pronto, quizás a mediados de los noventa, cuando UPN puso mil y una zancadillas a la impetuosa Canal 4 Navarra, nacida de las cenizas de Pamplona Televisión. Esta aventura, impulsada por Miguel Rico y otra serie de empresarios con filiación socialista que habían ayudado a poner en pie Diario de Noticias, cerró y solo pudo volver a ver la luz tras un pacto entre Miguel Sanz, capo de UPN, y Jesús Polanco, que pasó a tratar al corellano con la misma exquisitez que trataba a Arzallus, Pujol u otros caciques conservadores nacionalistas o regionalistas-véase Coalición Canaria-.

Pero esta nueva versión descafeinada de Canal 4, inmersa en el fallido proyecto Localia, se vio acompañado por Popular TV, la fracasada red de televisiones locales de la Conferencia Episcopal, y Canal 6, cadena de Michel Méndez Pozo-amigo de Aznar, empresario encarcelado y hombre de los medios para el gobierno manchego de Bono y al castellano-leonés del popular Herrera-.

Estas tres ruinas se repartían casi dos millones de euros públicos gracias a crear una programación anodina, anacrónica y gris. Todo acabó con la crisis y las tres empresas hicieron un amago de fusión, quedándose con la gestión Méndez Pozo-que también se quedó como proveedor del centro territorial de TVE en Navarra, ganó licencias de radio o lanzó La Estafeta, fallida aventura del papel que nació porque UPN quiso darle celos a un Diario de Navarra que lo criticaba-.

Mientras UPN mimaba a sus cadenas, ETB era bloqueada y los medios que emitían en euskera eran discriminados en la adjudicación de licencias. A partir de ahora ese dominio mediático conservador en Navarra pudiera acabar con el nacimiento de Nafar Telebista, que tendrá una versión en euskera para Pamplona llamada NTB-2. También a la Comunidad ha llegado Vaughan TV, canal que se dedica a ofertar cursos de inglés. Mientras que en Pamplona han empezado a emitir Xaloa Telebista, cadena que emite en euskera desde diecisiete años para la comarca del Baztán, y Hamaika Telebista, la autonómica privada de Euskadi.

Comentarios