Cómo acabó Maurizio Carlotti como jarrón chino







Maurizio Carlotti fue enviado por Berlusconi a Madrid en el verano de 93. Y es que la compañía italiana sospechaba que las cuentas en la recién nacida Tele5-entonces se denominaba así-, estaban haciendo aguas. Y esta sospecha era real-50.000 millones de pesetas de deuda-, por lo que seis meses después Valerio Lazarov fue relevado como consejero delegado y el propio Carlotti, en principio un burócrata que simpatizaba antaño con el Partido Comunista italiano, se convirtió en el nuevo mandamás del canal de Fuencarral. En sus diez años al frente de Telecinco, la cadena puso las bases en lo que luego se convertiría en la televisión más rentable de Europa; entretenimiento, modernidad, más corazón que galas ochenteras, etc.

Carlotti se convirtió en el directivo televisivo más cotizado del momento, por lo que José Manuel Lara, tras hacerse con Antena 3, lo fichó como consejero delegado de la cadena. Es cierto que Antena 3 mejoró sus resultados en el periodo 2003-08, pero desde Planeta advirtieron que algunas recetas del italiano o bien eran caducas o eran simples réplicas a la programación de Telecinco. Antena 3 quiso distanciarse de la televisión polémica de Mediaset, por lo que prejubiló a Carlotti con un cargo de lujo; vicepresidente del grupo. Silvio González, su sustituto, se distanció de su antecesor con una televisión más blanca y familiar, que también ha resultado más rentable. Carlottti, gran fan de Twitter, ocupa  su tiempo libre entre descansos en su finca toledana, viajes a Milán y su puesto en San Sebastián de los Reyes, donde ya no es lo que era.

Comentarios