Lo mejor de los veinticinco años de Telecinco







Entre lo mejor de los veinticinco años de Telecinco no puede faltar 7 vidas, quizás la mejor sitcom española de la historia, encima con el mérito de salpicarse la caspa que le sobró a Aída. Tampoco podrían faltar sus Informativos, durante una década (1996-2006) los más innovadores, aguerridos y progresistas del panorama nacional. Tampoco debería faltar el Caiga quien caiga, quizás uno de los formatos políticos más irreverentes de los que se han estrenado en nuestro país. O Gran Hermano, seguramente el modelo más sencillo y el más atractivo para el espectador. O incluso Aquí hay tomate, no por el contenido, que era basura pura, sino por el formato; la realización, la forma de vender la escasa mercancía, los cebos, etc.

Tampoco debiera faltar el ágil y deslumbrante Cámera café, la imaginación desbordante de El Informal, la resurrección de un formato como Operación Triunfo, la llegada de la deliciosa Twin Peaks, o la aparición de un concurso como ¿Quién quiere ser millonario? Mención aparte merece la producción obligada por Ley del cine por Telecinco, que aunque molestó a Vasile en sus primeros años, ahora le ha dado más alegrías que penas con películas como El laberinto del fauno, Ocho apellidos vascos o Las aventuras de Tadeo Jones.




Comentarios