Kiko Hernández condenado en firme a seis meses de cárcel por apropiación indebida







Kiko Hernández ha sido condenado en firme a seis meses de prisión por un delito de apropiación indebida. La sentencia refleja que el colaborador de Sálvame se habría quedado 14.000 euros que le abonó una clienta de su inmobiliaria para comprar una casa, operación que no se llevó a cabo porque la inmobiliaria cerró.

Tal y como cuenta El Mundo, en el Juzgado de lo Penal número 26 de Madrid se ha probado que Hernández, socio único y administrador de la empresa Popular House, se quedó con esa cantidad de dinero. El el juicio, el colaborador de Sálvame apuntó que "no sabía" si había recibido el dinero, pero aclaró que intentó devolver el dinero, pero que la clienta no lo aceptó y quiso ir a juicio.

Pero la sentencia es demoledora: "La alegación de no saber cómo se gestionaba el negocio o de no recordar esta compraventa no puede ser considerada como una manifestación de buena fe del acusado, administrador de la inmobiliaria, sino al contrario, como expresión del dolo del delito [intención de delinquir] (...) el hecho de no haber instado la liquidación ordenada de la empresa que administraba y no haber dado explicaciones a los clientes que tenían con la misma cuentas o asuntos pendientes quizá revelaría en primer término sólo a un mal administrador, pero si ello va unido a la no devolución de las cantidades -apreciables- recibidas y al hecho de rehusar la responsabilidad acerca de las mismas, debe concluirse que hubo una apropiación de dinero de ajena pertenencia (...) sus alegaciones no dan explicación suficiente de su conducta al tiempo de los hechos y en el sucesivo, de varios años, hasta la fecha de esta resolución, período durante el cual no se halla ni el menor indicio de un esfuerzo por restituir al propietario, por compensarle o, ni siquiera, por facilitarle una explicación racionalmente atendible de lo ocurrido, sin devolver entretanto el dinero entregado a cuenta por el cliente".

No es la primera vez que sus chanchullos en la inmobiliaria salpican al colaborador de Sálvame, siempre muy celoso con su vida. Recordemos que en octubre de 2008 Interviú destapaba que Hernández no había pagado a sus trabajadores tras dar el cierre a la empresa: Kiko echa el cierre y no paga.

Comentarios