El pescado congelado de Sopa de gansos y la decadencia de Florentino Fernández







Esta noche Cuatro estrena a las 22;30 horas Sopa de gansos, que es el nuevo show humorístico del dúo Florentino Fernández-Dani Martínez, acompañados por un reparto desfasado. Es decir, humoristas que colaboraban en las galas de los noventa con José Luis Moreno. En esta especie de El club de la comedia de los ochenta podremos disfrutar de cómicos como Ángel Garó, Mari Carmen y sus muñecos, Felix El Gato, Barragán, Las Virtudes o Fofito, por lo que solo faltan Manolo Royo, Jaimito Borromeo y Marianico el corto.

El principal problema que tiene Sopa de gansos, amén del anticuado reparto, es que lleva meses grabado, por lo que no encontrarán esta noche ni humor sobre actualidad, ni sátira política-excepto algún topicazo de algún rebotado de Paramount Comedy-, ni nada sobre nuestro día a día.

Lo cierto es que este revolijo de Mediaset parece que tiene cuatro intenciones, ninguna de ellas esperanzadora para que el show renueve por una segunda temporada; compensar a 100 balas por el éxito de Chiringuito de Pepe, compensar a Dani Martínez por el aborto de Guasap! hace dos años, tener ocupado a Florentino Fernández y aumentar la producción propia en Cuatro esta temporada, que es una de las obsesiones de Vasile, eso sí, sin gastar mucho dinero. Es por ello que el show está grabado para ahorrar costes y no es en riguroso directo, que era lo suyo.

La decadencia de Florentino Fernández 

Flo irrumpió hace dos décadas en el Mississippi, descubierto por el atinado ojo de Pepe Navarro. Más adelante se convirtió en el niño bonito de una Globomedia que vivía su etapa dorada, trabajando en productos como El Informal, 7 Vidas o El Show de Flo. Su primer tropezón fue al frente de UHF, que fue el enésimo intento fallido de Antena 3 de descabalgar a Sardá. Ahí comenzó su cuesta abajo, rematando el fracaso con Splunge. Después estaba llamado a convertirse en una de las estrellas de la Sexta, pero la cadena solo le encargó la presentación de El Club de Flo, un espectáculo terrible donde Terelu, Peñafiel, Julio Iglesias junior o Urdaci reventaban monólogos. Ahí acabó su relación con Globomedia, cansado de esperar nuevos proyectos-como ahora le ha ocurrido a Eva Hache-.

Desde entonces se zambulló en una pareja cómica junto a Josema Yuste, con el que fabricó una discreta obra de teatro, un ridículo programa para TVE-¿Y ahora qué?-, y una nefasta película, perpetrada por Sáenz de Heredia, padre de obras míticas como Brácula o Aquí huele a muerto.
Por suerte nada de aquello funcionó junto a Yuste, por lo que se alió entonces con la productora de Pablo Motos, para la que hizo el brillante Tonterías las justas, pero Vasile parece que se cansó de que fuera una estrella que pedía mucho dinero, por lo que saltó junto a Motos a Atresmedia, en donde intentó alargar sin suerte el citado formato con Otra movida y Así nos va. En su última temporada en el grupo de Planeta, Flo fue relegado a mero colaborador en programas como Tu cara me suena o Me resbala. Pero como se negaba a que lo rebajaran de estatus, Flo volvió este pasado otoño a Mediaset, en donde todavía no se le ha visto cómodo. Y es que los encargos han sido de aúpa; colaborador de Gran Hermano, presentador del ridículo Killer Karaoke y conductor de Sopa de gansos, que salvo milagro será uno de los fracasos de este marzo que todavía colea.

Comentarios