El amigo íntimo de Herrera confirma su salida de Onda Cero y su fichaje por COPE







Lo que parecía un simple rumor parece que por fin cristaliza. Y es que en el sector ya se da por hecho que Carlos Herrera prepara las maletas para mudarse junto a su equipo a COPE, emisora a la que regresa dos décadas después. El locutor andaluz, que se ha consagrado como estrella en estos catorce años en Onda Cero-once de ellos en las mañanas-, podría ser el salto de calidad que necesita la emisora episcopal, que está en disposición de incorporar a un locutor que congrega cada mañana a una parroquia de más de dos millones de feligreses, según rezó el último EGM.

Todo lo contrario que lo que tenía hasta ahora COPE, emisora lastrada por el boquete matinal del último lustro, ya que la larga sombra de Losantos no pudo ser cubierta durante estos años por Nacho Villa, Ernesto Sáenz de Buruaga y Ángel Expósito, locutor que vio como el último estudio de audiencia le regaló un sonoro tortazo; menos de un millón de oyentes, cuarto en su franja por detrás de una RNE de perfil bajo, por detrás de Losantos en su feudo madrileño y puesto veintidós en el ranking de los programas más escuchados del país. 

Y eso que lo de Herrera por COPE tenía pinta de serpiente de invierno, con varios medios especulando el porqué de su no renovación por Onda Cero, argumentando que el locutor quería divorciarse del recordado Lara por hasta tres motivos; su enfado por la línea editorial de La Sexta, el trato que recibe Mariló Montero de algunos programas de Atresmedia y la falta de comodidad por compartir emisora con locutores tan diametralmente opuestos a su manera de respirar como Julia Otero. 

Es cierto que tampoco ayudaba que Herrera en vez de incorporarse definitivamente a la escudería Planeta, decidiese irse de picos pardos con Vocento, grupo para el que escribe en ABC o El Semanal-en vez de hacerlo en La Razón-, o con Unidad Editorial, grupo con el que ha publicado a través de su editorial varios libros recopilatorios sobre los "fósforos". Es cierto que hace unas semanas el rumor se frenó, después que Barriocanal dijese en el Foro de la Nueva Comunicación que llevaba dos años sin hablar con Herrera, y sobre todo después que el propio locutor saliera al paso y desmintiera algunas informaciones desde su cuenta de Twitter con el siguiente mensaje en el primero de marzo: "Yo no he fichado por nadie. Y menos por esas cantidades!!". 

Pero ahora la evidencia es cada vez más palpable, sobre todo después de que Antonio Burgos, amigo de Herrera y ex colaborador de sus programas, haya publicado a primera hora en Twitter el mensaje definitivo: "Carlos Herrera dejará los micrófonos de Onda Cero en Semana Santa...". 
Es decir, que el relevo se puede adelantar cuatro meses, siendo Carlos Alsina, hombre de confianza en la casa, su relevo natural. Alsina, que lleva doce años delante del micrófono de Onda Cero, aporta un rigor y una cultura muy gratificantes en el actual panorama. Cuentan algunos medios que Juan Ramón Lucas, eficaz en su paso por RNE, podría cubrir las dos horas de magazine, y que María Hernández podría encargarse de La Brújula, pero estos extremos todavía no están tan claros. 

Si definitivamente COPE confirma el fichaje, la emisora apostará por un auténtico dream-team radiofónico, en el que Herrera, el equipo de deportes y algunos destacados locutores-Ramón García, Colmenarejo y Expósito, que podría volver a informativos-, intentarán asaltar por lo pronto el segundo puesto de Onda Cero. 



Comentarios