El fichaje de Manu Carreño enfada en COPE, el ultimátum de los obispos al PP por 13 TV y el último escándalo de RTVE







Menos de una semana después de conocerse el despido de diecinueve trabajadores, en COPE algunos trabajadores atónitos se quedaron a cuadros, porque mientras ellos han sufrido varios recortes salariales consecutivos, el equipo de deportes sigue tirando de talonario. El último fichaje de Paco González es Manu Carreño, ex director de Carrusel deportivo, que colaborará en varios programas de la emisora episcopal. Escuchar la presentación.

Ultimátum de los obispos a Génova 

Tras "palmar" veinticinco millones de euros, la Conferencia Episcopal ha dicho que no apoquina ni un duro más en 13 TV, el canal del Grupo COPE que está desde hace años al servicio del Gobierno. Es por ello que en Moncloa deberán convocar antes de acabar su legislatura el concurso de entrega de nuevos canales de TDT; cuatro en HD más uno digital.

La guerra interna del PP 

Tres consejeros del PP bloquearon el estreno de Buruaga el martes 10 de marzo. El motivo, según desvela El Plural, es que los dos sectores del partido en RTVE se vuelven a enfrentar. El primer round lo ganó Somoano sobre Jenaro Castro, convirtiendo una Corporación pública despolitizada; ni la manipulación de Aznar, ni la pluralidad de Zapatero. Pero en los últimos meses el control de Génova sobre los editores de los Telediarios, sobre los Centros Territoriales y sobre los locutores de RNE ha aumentado. Parecía que la llegada de José Antonio Sánchez, hombre de Anson y ex de la TVE de Aznar y de la Telemadrid de Esperanza Aguirre, era un volantazo de RTVE a la derecha, cosa que es cierta, porque JAS está empeñado en lanzar a Buruaga. Pero dentro del PP hay muchas dudas. Porque el sector moderado, supuestamente liderado por Gundín, ha paralizado la llegada de Buruaga porque según el Mandato Marco aprobado en 2006 los espacios informativos los producirá TVE. Esa parece que ha sido la excusa formal, aunque la razón de la división de los consejeros del PP viene motivada porque el contrato que se pretendía firmar a Buruaga era de ¡cinco años!

Comentarios