Trece titulares de Pedro García Aguado, en la noche que reveló su episodio más amargo y crudo



Al borde de una piscina, Pedro García Aguado le contó a Risto sus problemas con la cocaína. Sí, ya sé que había contado la misma historia en un libro, en mil conferencias, en Hermano Mayor... Pero anoche fue especial, o eso pareció. El ex waterpolista relató historias brutalmente salvajes que pusieron la carne de gallina, tanto a Risto, si tiene corazón, como al espectador, que disfrutó/sufrió de uno de esos momentos que a uno se le quedan en la retina. Aquí van los trece titulares más destacados;

"Empecé a tomar alcohol muy joven. Lo asimilé sin problemas y siendo joven me tragaba un litro tan tranquilo. Mis problemas de juventud empezaron con la separación de mis padres"

"Quince días antes de Barcelona 92 estaba expulsado del equipo. Y es que me enteré que cualquier positivo echaba a todo el equipo. Por eso conté a todo el equipo mi adicción a la cocaína, entonces tomaba cinco gramos diarios. Pero logré participar en la olimpiada porque me entrené con el equipo junior, me pagué controles de sustancias y dormí con mis entrenadores"

"En Atlanta 96 ya iba a entrenar sin dormir. Los excesos me mermaron físicamente. En el 2000 chupé banquillo y en 2001 me echaron de la selección. Yo era consciente de mi mal estado, pero no quería aceptarlo".

"Me separé con una hija de solo ocho meses. Me divorcié porque mi mujer no me dejaba consumir. Y casi ni llegué al bautizo..."

"La puta droga me ha hecho frío. Ahora empiezo a sentir once años después"-poco después interrumpió su relato entre lágrimas-.

"Me cargué los mejores momentos de mi vida. Me gustaría vivirlos de forma natural. Ahora siento vergüenza"

"En el Mundial de Barcelona 2003 me vuelven a llamar a la selección. Entonces ya consumía solo, sin fiestas ni nada. Mis compañeros me dieron un baño horrible de realidad. Me separé por segunda vez, estaba medio loco y un día antes de entrenar me fui de fiesta y volví a casa tres días después. Entonces llamé al entrenador para decirme que a mi padre le había dado un ataque al corazón, pero él sabía que era mentira. Ahí toqué fondo"

"Mis padres, a los que odiaba, me pagaron con herencias el tratamiento"

"Con mis hijas he hecho el trabajo previo; diciéndoles que valen tal cual y no hablando mal nunca delante de ellas de sus madres"

"Urdangarín me parecía un pelín estirado, pero la Infanta era humana y cercana"

"La ausencia de Jesús Rollán no se llena con nada. Era alegre, divertido, generoso y gran parte de los éxitos de la selección fueron gracias a él"

"Le pido perdón desde aquí a Jesús. Su hermano, que sabía lo que yo lo quería, me dijo, "sin pedir permiso has escrito cosas que él no hubiese contado", eran anécdotas, locuras, pero tenía razón"

"Sigo sin bajar la guardia respecto a la cocaína"

El programa de la próxima semana promete en Viajando con Chester. Y es que en el avance se ve a una Rosa Díez fuera de sí, cabreada porque Risto le suelta que el programa de UPyD es entre "facha y de izquierdas".










Conferencia de Pedro García Aguado;




Comentarios