'Sálvame' y Pedro J. Ramírez vuelven a Alcàsser










El infecto espectáculo de televisiones, radios, periódicos y portales web con el crimen de Gabriel va camino de convertirse en un reality-show similar al que organizaron Pepe Navarro y Nieves Herrero en Alcàsser.

Ningún directivo quiere renunciar a una jugosa manzana que proporciona clicks y audiencia a cambio de especular con un siniestro culebrón en el que nadie renuncia a llevarse su trozo de pastel. Incluso líderes y tertulianos políticos meten la cuchara para rascar Leyes y demagogia propicia desde las dos trincheras.

La diferencia respecto a hace 22 años es que en 1995 los periódicos se convirtieron en líneas generales en órganos lleno de sentido común que denunciaron los excesos televisivos. Pero ya ven, Pedro J. Ramírez ha pasado de denunciar a los que "picaban carne" a zambullir a El Español en el amarillismo.

Cómo hemos cambiado

El diario El Mundo editorializó el 31 de enero de 1997 sobre 'Esta noche cruzamos el Mississippi' denunciando que "la libertad no puede servir para que algunos carroñeros hagan negocio a costa del buen nombre de los demás". El diario dirigido por Pedro J. Ramírez exigía a la Justicia que interviniese. Pero 21 años después El Español quiere convertirse en líder en tráfico con titulares carroñeros como estos:

Los cuatro minutos de estrangulamiento de Gabriel: una muerte con sufrimiento


Los 20 años de Ana en Burgos: del prostíbulo de carretera al intento de boda con un rico moribundo

El asesinato de Gabriel no ablanda a la izquierda: la prisión permanente será derogada

Los pupilos de Ramírez tampoco se quedan atrás: 

OKDIARIO en el patio interior de Burgos donde murió la hija mayor de Ana Julia en 1996

'Sálvame'

El buque insignia de Telecinco solo tenía hasta ahora un argumento de defensa: se había abstenido de utilizar los mecanismo matinal del suceso, hecho que ha restaurado la imagen de otros programas añejos dirigidos por María Teresa Campos o Xavier Sardà. Pero esta semana han visto que 'El programa de Ana Rosa' ha batido su récord en 11 años y que 'Viva la vida' logró máximo de audiencia. 

Y es por ello que han aparcado el culebrón Gustavo-Lapiedra para organizar bochornosas tertulias en las que brilla Mila Ximénez, que se disfraza de Agatha Christie para especular con el "me han dicho" y "me han contado". El programa de La Fábrica de la tele se orina sobre la Ley de protección reforzada y nadie actúa. 

En la misma línea TVE o Telemadrid, que son cadenas públicas, se zambullen en una orgía de sangre, sudor y lágrimas que está haciendo que hasta el más tonto haga relojes. Y como decía García, "y encima funcionan". 

Comentarios