Raúl Berdónes, el productor que sobrevive sin éxitos











Se dice de la secuoya que es una especie cuyas características más llamativas son su altura y longevidad. En el caso del Grupo Secuoya, conglomerado de productoras y gigante creciente en el irregular panorama audiovisual español, el crecimiento ha sido de cero a cien, tal como ocurrió con Mediapro en las últimas legislaturas. No hay más que ver la altura que ha cogido el árbol en tan solo un años; Secuoya ha pasado de manejar una cifra de negocio de 7,3 millones de euros en 2008 a facturar más de 50 millones de euros. ¿Qué ha ocurrido para que su facturación se dispare? Raúl Berdonés, su cabeza visible, lo sabe muy bien pese al ridículo de TEN.

Roures y Berdonés; vidas paralelas


En psicología se dice que tendemos a hacer daño a lo que queremos cuando vemos que no somos consecuentes con nuestro par y modelo. Puede que eso mismo le ocurra a Berdonés con Roures, con el que pelea por proveer de medios técnicos a las teles. Hasta ahora tanto Mediapro como Secuoya han llegado a gestionar directamente teles públicas, y es que el grupo de Berdonés creyó hacerse una major patria cuando el PP prometió privatizar todas las televisiones autonómicas, cosa que no hizo, pero a cambio externalizó servicios que en muchos casos acabó con Secuoya ganando el concurso.

Es el caso de un concurso como proveedor de servicios técnicos para los informativos de Telemadrid, el concurso de la gestión de informativos de la tele balear IB3, o el concurso para gestionar 7RM, cadena en la que Berdonés colocó Samanes, fundador de 13 TV, quizás como premio a su "independencia" política. Es cierto que sobre algunos concursos, el de IB3 o el de 7RM, ha habido denuncias públicas de corrupción en la adjudicación, pero por ahora Secuoya está oficialmente limpia de polvo y paja.

¿Cómo se ganó Secuoya algunas simpatías?


Secuoya es un conglomerado de treinta empresas, entre otras CBM o Doble Filo. Y también New Atlantis, factoría de la que se hizo cargo después del fallido salto a Veo 7 de Buruaga, Dicen que el poder de New Atlantis sobre Telemadrid, durante años la televisión más afín al PP, fue tal que en plena guerra entre Telemadrid y RTVE por el plagio de 'Madrid directo', versión nacional con el sello de Roures, los contendientes de la guerra miraron para otro lado cuando la cadena estatal plagió 'Madrileños por el mundo'. ¿Sería porque de este espacio se hizo cargo New Antlantis?

No lo sabemos, pero está claro que buscaron acercarse a Génova, cuando el PP prometía privatizar autonómicas, fichando al irritante MAR: "Hubo un momento en que Miguel Ángel Rodríguez daba al grupo un posicionamiento ideológico que necesitaba. Sin embargo, existe la convicción en la casa de que esa fase ya ha pasado y la compañía afronta ahora un cambio de ciclo. Ha cubierto una etapa". Palabras de Berdonés. Patada y a correr. Tampoco disgustaría en Génova el fichaje de Pedro Pérez, uno de los directivos audiovisuales más cercanos al aznarismo. Con estos procedentes no nos extraña que algunos digan que Secuoya es una productora pepera.

Berdonés resiste
Secuoya ha colocado en la última legislatura en TVE fallidos espacios como 'Tu oportunidad' o 'Así de claro, del que facturó diez programas habiendo hecho tres, o la serie Víctor Ros, que promedió un discreto 11% de share. En Atresmedia también ha facturado, con 'Equipo de investigación' o las efímeras series como 'Vive cantando', 'Algo que celebrar' y 'Apaches'.

Aunque el negocio de Secuoya no está en los contenidos, sino en los contratos técnicos. Como por ejemplo el del Canal Metro, del que Secuoya es empresa subcontratada. Hasta entonces Telemadrid se hacía cargo del irrelevante servicio a un coste cercano a cero, pero ya conocemos el peculiar liberalismo del aguirrismo. El único cliente que se le escapa a Berdonés es Vasile, que rechaza sus proyectos y no contesta sus llamadas. Y es que el italiano ha recelado siempre sobre este tipo de productoras, por lo cual Secuoya tiene cerrada, al menos por ahora, esta puerta.



Comentarios

  1. Y esto habría que sumarle sus fallidos canales temáticos (montados estilo low-cost como webs de videos): el deportivo Grada1 (que montó a raíz de los rumores del cierre de Teledeporte en las últimas de la etapa de RTVE de Gonzalez-Echenique) y el canal de moda Glacci (que en principio quería vender a operadoras como Movistar). Tanto un proyecto como el otro están completamente abandonados.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario