El silencioso desgaste de 'Sálvame' y sus últimas 8 bajas










Un prepotente Kiko Matamoros se despedía del universo 'Sálvame'. El tertuliano intentó exhibir una superioridad intelectual sobre sus ahora ex compañeros basándose en varias citas cogidas por los pelos. A nadie se le escapa que este adiós podría estar pactado con la "cúpula", que suele sacar de escena a sus pesos pesados cada cierto tiempo para airearlos. Porque a nadie le extrañaría que Matamoros volviera en unos meses para pagarse su enésima operación estética, lujos que se da "porque ahorré mucho de pequeño", en evidente desprecio al más de un millón de euros que debe a la caja común.

Esta es la quinta baja que se produce en 'Sálvame' este año: antes dejaron el programa por voluntad propia Belén Rodríguez, incapaz de superar su pelea con Mila Ximénez, María Teresa Campos, harta de que su sección de actualidad fuese un interrogatorio sobre su vida íntima, Mónica Hoyos, que no dio la talla, o los veraniegos Marco Ferri y Ángel Garó.

El año pasado el programa también dijo adiós a tres tertulianas que habían comenzando a colaborar en el mismo en sus inicios: Rosa Benito y Raquel Bollo, quemadas por su estratégica participación en 'Gran Hermano VIP', o Karmele Marchante, enfrentada a la dirección del programa.

Para cubrir este agujero en el catálogo de cotillas se ha fichado a Antonio Tejado, Suso Álvarez, Carmen Borrego y Alba Carrillo, que tan cuentan con una aparición semanal. De todas formas es evidente que el programa no pasa por sus mejores momentos, ya que cerró su temporada 16-17 con el mínimo histórico de la edición 'Limón', 13% entre septiembre de 2016 y 2017, con los peores números de la versión 'Naranja', 16,2%, y con el cambio del 'Deluxe' a la noche con menor consumo televisivo, los sábados.



Comentarios