La situación de la "commedia" española en 16 análisis










Lejos quedan los tiempos del humor surrealista de Tip y Coll, de los celebrados sketches de Martes y 13, de los chistes de Gila o Eugenio o del exitoso tándem Pajares-Esteso. Pero la situación de la comedia en nuestro país goza en la actualidad de una moderada salud que pasamos a analizar.

1- 'La que se avecina'

Unos guionistas en estado de gracia y un reparto delicioso transformaron la factoría casposa de José Luis Moreno en el mayor triunfo de Antena 3 en la pasada década. Tras un tímido cambio de cadena, motivado por las especulaciones de un productor que finalmente fue destronado por Vasile en favor de sus sobrinos, 'La que se avecina' se ganó una legión de seguidores gracias a sus constantes reposiciones en FDF, ya sin la churrería que regentaban en Antena 3, donde escribían y grababan sin descansos. El consejero delegado de Mediaset dice que con esta sitcom se produce "el fenómeno videoclip". Es decir, que sus fieles se saben los guiones al milímetro y aplauden las mismas situaciones una y otra vez, tal y como le ocurre a otra serie archiexplotada de la competencia, 'Los Simpson'.

2- 'Dani y Flo'

La frescura de 'Tonterías las justas' se agotó hace años, por lo cual sus herederos en Atresmedia, 'Otra Movida' y 'Así nos va', no lograron la atención del espacio de las sobremesas de Cuatro. Pese a ello, Mediaset apostó por este dúo cómico y creyó que el verano les iba a dar la vida que consiguieron hace años con su antecesor. Pero a mediados de agosto, 'Dani y Flo' ni están ni se les espera. Tras cambios de productora, contenidos y colaboradores, el programa sigue sin dar síntomas de vida, por lo cual en septiembre 'Ven a cenar conmigo' podría ocupar su hueco.

3- 'Gym Tony LC'

El sketch low cost que intentaba heredar el espíritu de la brillante 'Camera Café' mantuvo unos dignos resultados con un humor de sal gorda, aroma que no percibíamos en Mediaset desde la sobrevalorada 'Aída'. Tras un constante cambio del reparto y de cadenas, este espacio ha desaparecido de la parrilla veraniega de Cuatro mientras sobrevive en FDF, quizás en su última etapa.

4- 'El hormiguero 3.0'

'El hormiguero 3.0' no es programa humorístico, sino un gran show de entretenimiento elaborado por cómicos. Pablo Motos y su troupe confeccionada en Globomedia y ampliada en M80 Radio arrasaron en Cuatro y pasaron a Antena 3 tras una dura negociación con Vasile. El programa fue ganando poco a poco adeptos, la abuela y el niño, gracias a sus entrevistas estelares conseguidas porque el programa es una ejemplar ventana de promoción y entretenimiento, todo ello con las pinceladas infantiles de Trancas y Barrancas, con unas pruebas científicas cada día menos vistosas y con mediocres secciones variadas. Pero hay que reconocerle a Motos su sobresaliente trabajo y su inconformismo, ya que el valenciano pretende cada día sorprender a sus fans. Al presentador se le podrá reprochar su ego o sus obscenas y babosas entrevistas cual Martínez Soria, pero él y un equipo no demasiado llamativo han logrado convertirse en un quebradero de cabeza para Telecinco, en un éxito en prime-time para Antena 3, que no va sobrada de logros en horario de máxima audiencia, y en el espacio preferido para los anunciantes.

5- 'Zapeando'

Este show de sobremesa no es pretencioso y oferta la mercancía de la que dispone: efectismo simpático a través de vídeos virales, autobombo de la factoría Atresmedia y unas gotas de provocación con Cristina Pedroche, con fallidas ínfulas de presentadora estrella mientras el programa la exprime mojándole el escote antes de dar las Campanadas demidesnuda. El programa es una copia barata del delicoso 'Arucitys', pero con tan discreto reparto, Frank Blanco, Anna Simón o Micky Nadal, poco más se puede hacer. Tan solo se libra de la mediocridad Quique Peinado, que hace bien en picotear en otros nidos.

6- 'El club de la comedia'

Uno de los espacios más veteranos de nuestra televisión nació por iniciativa de José Miguel Contreras, que sabedor del fenómeno stand-up comedy en América quiso importar el formato consciente de las limitaciones que podrían llegar. Y por eso travistió el producto como un espectáculo sin criterio en el que actores de 'Los Serrano' leían asépticos e incoloros guiones que les han escrito otros. Podrían haber evolucionado hacia la comedia alternativa, pero han preferido conformarse con esta mediocridad.

7- 'Homo Zapping'

El formato de Antena 3 fue en su día un triunfo total de la cadena gracias a los rejonazos hacia la industria televisiva de la mano de una serie de actores desconocidos que pronto se consagrarían, Paco León o Yolanda Ramos como mejores ejemplos. En la última etapa en Neox han ido de menos a más, demostrando los colmillos de antaño no solo con Risto Mejide, molesto porque le destapen su eterna función teatral. Y es que también se han atrevido con Ferreras, Pedrerol y sobre todo Cristina Pedroche. Olé pese a los pocos medios y a los capítulos de poco más de 15 minutos.

8- 'El Intermedio'

El formato de Wyoming es simplemente el mejor informativo de nuestra televisión. En sus inicios 'El Intermedio' fue una simple evolución que la celebrada sección de Quequé en 'Noche Hache', "la guerra de los medios". Pero poco a poco, y gracias al giro informativo de La Sexta, este espacio se convirtió en ejemplo de independencia informativa y de prestigio para la cadena. En ese giró también viró hacia la seriedad 'Salvados', que comenzó como una evolución low cost del 'Caiga quién caiga' y se ha convertido en un espacio que marcará esta época informativa televisiva, tal y como sucedió hace tres décadas con 'La clave'.

9- 'El Acabose'

No podía haber seleccionado mejor título José Mota ante su última chapuza. El cómico manchego arrasó en solitario en TVE tras su divorcio con Juan Muñoz, pero le pudo la ambición y se largó a Telecinco, donde se pegó un tortazo explicado por su duración, el día elegido o la inserción publicitaria. En su regreso a la pública, Mota gana dinero con unos sketches en los que dejó de creer, entre el asesinato de sus hits y su empeño en convertirse en un "actor serio". Si en 'José Mota Presenta' había mantenido la dignidad de antaño, en 'El Acabose' se olvida de su labor artística para centrarse en la de productor. Porque solo se explica su formato como una intención de ganar el máximo dinero posible. Este fallido show, pese al cual ha conseguido la renovación, se mezclaban entrevistas absurdas, colaboradoras prescindibles y mucho reciclaje de sketch añejo. Pero claro, llegan a TVE 'iFamiliy' o 'La Peluquería' y lo hacen bueno.

10- 'Hora Punta'

Javier Cárdenas saltó al fin a la televisión tras ver como su escudería radiofónica le cerraba las puertas de su hermana catódica. Cierto es que este magazine no es cómico, sino que sigue la tónica demagógica de su show matinal: monólogos absurdos, entrevistas a asesinos, vídeos ridículos y un sinfín de desmanes para un señor que debería ser relevado de inmediato por 'Viaje al centro de la tele', cuyo loable trabajo ha sido una de las pocas sorpresas agradables de este anodino verano.

11- 'Late Motiv'

Andreu Buenafuente estaba llamado para relevar el trono de madrugada de Pepe Navarro y Sardà. Pero tras la millonaria defenestración del primero y la millonaria jubilación del segundo, Buenafuente no fue capaz de dar la talla. ¿La razón? Su pachorra, su desidia y su conformismo. Y es que en Antena 3 decidió mantener su gris monólogo, los sketches de Fermí Fernández y sus soporíferas entrevistas, viviendo de las rentas de TV3 y de su brillante aterrizaje en la cadena privada. Carlotti se agotó y Andreu cogió su ego y testadurez y se largó a una cadena en la que había invertido, La Sexta, donde le regaló el programa a Berto Romero, en estado de gracia pero incapaz de mantener un show diario de una hora. Tras sufrir intentos de retorno, problemas económicos y fallidos remakes, Movistar le llamó y Andreu cogió el tino de su aterrizaje nacional: dejó Barcelona por Madrid, mejoró la factura técnica, se renovó por completo y creyó en el nuevo humor del cómico del momento, David Broncano, armando a su lado un simpático ramillete de humoristas con Raúl Pérez, Ignatius Farray y compañía. Es cierto que las audiencias de Buenafuente son lamentables, pero desde Movistar nos dicen estar encantados con él. Suerte.

12- 'Loco mundo'

Fernando Jerez sigue apostando por el humor  de El Terrat en #0 y gracias a eso nació 'Loco mundo', hermano pequeño de 'Late Motiv'. El formato parecía ciertamente original, pero los extraordinarios monólogos de Broncano hacen que éste merezca la pena. A su lado Quequé, Dani Rovira, Ricardo Castella o Ignatius, que no logran sus labores más celebradas porque el formato no da para más. Pero aun así no molesta, es blanco y simpático. Olé por él.

13- 'Ilustres Ignorantes'

Esta tertulia gloriosa marcó época en el Plus y fue plagiada sin tino por las generalistas y temáticas ('Así nos va', 'Pecadores imperqueibols' o el insufrible 'Cero en historia', carente de ritmo). Ahora 'Ilustres Ignorantes' mantiene su fuerza de la mano del pícaro Javier Coronas, de los apuntes surrealistas de Javier Cansado y de los hachazos pornográficos de Pepe Colubi, no se olviden de leer California 83. Algunas joyas actuales como 'La vida moderna' beben de esta fuente, estrella indiscutible en #0. Chapeau.

14- 'APM?', 'Polònia' y 'Crackovia', el humor catalán

'APM?' es sin duda el mejor programa de zapping de la historia de nuestro país. Durante años ha demostrado una fuerza brutal, con sus coletillas y sus montajes instalándose en la sociedad catalana. Pero desde hace dos años va dando síntomas de agotamiento, aun así por encima del nivel de sus torpes adaptaciones nacionales, 'Fichados' y 'Trending Top Tele'. Por su parte 'Polònia' también logra la aceptación del público de TV3, pero es cierto que no cuenta con la pluralidad de su inspirador, 'Vaya semanita'. 'Crackovia' por su parte ha sido enviado al congelador hasta enero de forma incomprensible, ¿tendrá algo que ver la guerra entre TV3 y el Barça, ejercito desarmado catalán?

15- 'Allí abajo'

La fiebre del 'Bienvenidos al norte' francés y del 'Bienvenidos al sur' italiano, que arrasaron en las taquillas de sendos países, llegó a nuestro país de la mano del talento de Borja Cobeaga y Diego San José, ambos de la escuela 'Vaya semanita'. Gracias a un gran guión, a la intensa promoción de Mediaset y al boom de Dani Rovira, 'Ocho apellidos vascos', y su improvisada y torpe secuela, se convirtieron en las películas españolas más vistas de la historia de nuestro cine. Este caldo de cultivo propició el nacimiento de 'Allí abajo', aunque el creador de la sitcom de Antena 3, Óscar Terol, también ex de 'Vaya semanita', se moleste porque diga que uno es consecuencia de otra. Sea como fuere, 'Allí abajo' se ha convertido en el arma más efectiva y quizás duradera del catálogo de ficción de Antena 3. Es cierto que esta serie exprime más el romance de la pareja protagonista que los agotados tópicos norte-sur, pero no está mal el invento...

16- 'La vida moderna' 

El mejor programa del panorama audiovisual español porque ha roto los manidos límites de la comedia, y con un mérito esencial: lo ha hecho desde el Grupo Prisa. La agilidad de Brocano, los reflejos de Ignatius y la pausa irónica de Quequé se conjugaron de forma deliciosa, en especial la pasada temporada. Ahora preparan el retorno para el 4 de septiembre con una intención sin duda complicada: que su popularidad no lime su libertad.

Y además...

No nos podemos olvidar del trabajo de Comedy Central, con un 'Central de cómicos' convaleciente por una sequía similar a la de La Masía blaugrana: no surge desde hace años un titular. O 'Comedy Central News', quiero y no puedo perpetrado por el ego de Antonio Castedo. En el apartado de ficción debemos destacar dos maravillas: 'Paquita Salas', manjar repleto de talento, o con más influencias americanas 'El fin de la comedia', dulce alternativo. En la radio podríamos destacar la sequía de los morning-shows, de la radiofórmula disfrazada de 'Anda ya!' al populismo de Cárdenas. Lejos quedan los tiempos de Arús o Gomaespuma, pero al menos el Grupo Risa sigue a gran nivel en varios tramos horarios de COPE, sin olvidarnos de las aplaudidas conversaciones del tándem Buenafuente-Romero en 'Nadie sabe nada'.

También debe ser homenajeado hasta la extenuación El Roto, que desde las páginas de El País aporta la mirada más lúcida del panorama periodístico español con su filosofía anticapitalista. En los kioskos sobrevive El Jueves, con constante viraje hacia la izquierda con la intención de recobrar el crédito tras la famosa autocensura y desbandada hacia Orgullo y satisfacción, que por desgracia cerrará. Lo mejor en este campo de los últimos años es Mongolia, rompiendo tabús, sin olvidarnos de esa deliciosa joya norteña con tintes anarquistas llamada TMEO. En la televisión no hemos apuntado nada sobre loables apuestas como 'No te metas en política', más ganas que talento, sobre simpáticos proyectos autonómicos como el gallego 'Land Rober' o el aragonés 'Oregón TV', o sobre '90 Minuti', auspiciado por el interés de Florentino Pérez de acallar a la prensa crítica con su corrupción.

En la red habría que resaltar la labor de El Mundo Today, plagiado hasta la náusea. Y sobre las tablas si hay que dar un nombre es el del volcán Goyo Jiménez, injustamente tratado en televisión por haber encabezado dos fallidos relevos de Flo y Mota. Aunque sobre las tablas podemos sufrir el exceso de caspa: del duelo de gañanes Bertín-Arévalo, al dandi con lamparones llamado Arturo Fernández, sin olvidarnos de Los Morancos, cuyo mejor recurso humorístico es ponerse dos pelucones enlacados. Y del cine dos nombres: Álex de la Iglesia, rey de la comedia y del humor negro, ahora resucitado en 'El Bar', y Nacho García Velilla, que combina taquillazos con fracasos catódicos, aunque la deriva oportunista de sus últimos tiempos puede torcer su carrera.








Comentarios